Tardía publicación de un medio importante sobre las irregulares cooperativas de Argentina Trabaja

Recién ahora, un medio de difusión importante del país, como lo es Infobae, descubre que el kirchnerismo transformó las cooperativas en un sistema punteril. Así lo refleja ese multimedio, en una nota publicada el 16 de setiembre. Tardío descubrimiento, ya que ningún otro medio se ocupó de este tema, que fue sistemáticamente denunciado, en reiteradas oportunidades, a través de los años, por PRENSA COOPERATIVA.

Expresa la nota, firmada por el periodista Jorge Ossone, que “durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, los cooperativistas reemplazaron definitivamente a las militancias políticas debiendo movilizarse disciplinadamente según los menesteres políticos de sus jefes, una suerte de estatización tercerizada de los pobres que los condenaba a la servidumbre”.

Puntualiza la nota que “el sistema (cooperativo) entonces nacía invertido y con el designio de generar un nuevo aparato político electoral más frondoso que sus predecesores. Su morfología en términos de autoridades y funcionamiento en general fue ignorada por sus miembros, que si bien percibían el beneficio por tarjeta magnética seguían dependiendo clientelarmente de las autoridades a través del supuesto control del presentismo laboral”.

Añade la nota de Infobae que “las autoridades de las entidades (cooperativas), pese a contar con personería jurídica, no tuvieron dominio ni de sus libros ni pudieron nombrar sus propios asesores letrados y contables. De esa manera, firmaban obras que jamás se hacían y cuyos fondos se distribuían entre agrupaciones y organizaciones sociales salvo, claro está, la porción que retornaba a su fuente de asignación”.

“Las cooperativas — prosigue el artículo — se armaban y desarmaban; y sus miembros eran reubicados en destinos inestables alejados de su espíritu primigenio. Al no poder capitalizarse, dependieron crónicamente de un subsidio que les exigía muy poco trabajo —varios beneficiarios realizaban en sucesivos turnos la tarea de uno regular— y la necesidad de procurar otras changas para subsistir”.

El artículo concluye expresando que “los cooperativistas reemplazaron definitivamente a las militancias políticas, debiendo movilizarse disciplinadamente según los menesteres de sus jefes: desde un acto hasta una manifestación de protesta, hasta el armado de contingentes electorales predecibles.  En suma, una suerte de estatización tercerizada de los pobres que los condenaba a la servidumbre. Pero el desánimo y la conciencia del saqueo fueron motivando un malestar sordo que se empezó a visualizar en los sucesivos comicios desde 2013 en adelante”.

En síntesis, todo lo que hoy señala Infobae lo ha venido publicando reiteradamente PRENSA COOPERATIVA, a partir de la puesta en marcha del Plan Argentina Trabaja y la creación irregular de cooperativas, manejadas por punteros políticos, que se quedaban con parte del dinero que debían cobrar los miembros de estas agrupaciones mal llamadas cooperativas.

Y como consecuencia de todo ello, surgió la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) que agrupó a esas cooperativas creadas irregularmente para responder a las necesidades políticas de los tres gobiernos kirchneristas. La CNCT es una agrupación política que jugó decididamente a favor del gobierno anterior. Y lo sigue haciendo actualmente.