Fecooaport cuestiona duramente el accionar del Consorcio Portuario de Mar del Plata

Las cooperativas de trabajo que operan en el puerto de Mar del Plata, nucleadas en la Federación de Cooperativas de Actividades Portuarias (Fecooaport), han cuestionado en duros términos la gestión que desarrolla el presidente del Consorcio Portuario local, Martín Merlini, a quien responsabilizaron por los problemas que soporta actualmente ese sector.

“El puerto marplatense es un desastre y nos sentimos abandonados en ese desastre”, aseguró Alberto Rosa (foto), presidente de Fecooaport, uno de los voceros del grupo que se convocó en la sala de reuniones de Hipocoop.

Las cooperativas y algunas empresas cuestionaron la falta de obras para mejorar la infraestructura mínima e indispensable para mantener el estado de los muelles en condiciones de modo que no se rompan las herramientas de trabajo, y el abandono y suciedad que reina en las áreas operativas.

“Las autoridades están preocupadas por el avance del brote de Hantavirus pero nuestros asociados conviven con roedores de manera cotidiana”, dijo Rosa, en tanto lamentó no ver “las inversiones prometidas para mantener las 700 fuentes de trabajo del sector ocupadas”.

Alberto Ovejero, presidente de Hipocoop, reconoció que el 40% del sector está sin trabajo y en este contexto, reconoció sentirse molesto por las promesas incumplidas por la autoridad portuaria.

“Algunas empresas chicas son las que están pasándola peor, tienen un solo barquito para descargar y el año pasado se fueron 6 meses al langostino, pidieron quedar eximidas del pago de la habilitación de las empresas, las maquinarias y los asociados. Merlini dijo que sí y luego mandó la factura con incrementos del 60%”, dijo el dirigente.

En la mesa recordaron que no fue la única promesa lanzada por el Presidente del Consorcio. “A los eventuales les prometió los 15 jornales de garantía salarial pero él no contrata a nadie. Somos nosotros y los armadores los que generamos la convocatoria al trabajo en el muelle. Pero con nosotros nunca habló”, dijo Marcos Marini, de la Cooperativa “La Nueva Unión”:

Santiago Prato, de la Cooperativa “Sol de Junio” le apuntó a la falta de gestión comercial que muestra la administración Merlini para captar nueva carga que permita mejorar el nivel de trabajo. “Hay barcos poteros que quieren tener a Mar del Plata como puerto operativo pero no los autorizan porque no hay espacio. Cómo contenemos a la gente si no hay oportunidades de laburo”, se preguntó.

Los dirigentes confesaron no estar sorprendidos ante la ausencia del SUPA, el sindicato que los representa también en el Directorio. Carlos Mezzamico en realidad representa a la Municipalidad del Partido de General Pueyrredon.

“Pienso que no están a la altura de las circunstancias. Deberían estar más atentos a las necesidades de un sector que genera 700 puestos de trabajo a los que sistemáticamente se les pone palos en la rueda. Acá no vemos un futuro, un proyecto. Perdimos un 25% de las descargas en los últimos 4 años y no se preocupan por captar nuevas cargas”, puntualizó Rosa.

En 2009 el Consorcio aprobó la Resolución 220 que regula el funcionamiento y habilitación de las empresas de servicio. Desde las cooperativas reclamaron que el texto se actualice a la nueva realidad del sector. “Antes había 400 barcos y ahora hay 150, la realidad de la industria es otra, como también de las empresas”, aseguraron.

Marini advirtió que el Consorcio tiene un área de Marketing y Desarrollo. “No sé a qué se dedican porque nunca nos enteramos de que hayan desarrollado nada. Acá los beneficios que se dieron a los buques poteros para que descarguen en este puerto principalmente los dimos nosotros, manteniendo tarifas u otros servicios logísticos, promocionando frío o reducción de costos. Ahora eso se terminó y la flota no vendrá”.