La Cooperativa de Electricidad de Villa Gesell afronta acciones judiciales y embargos por cifras millonarias


La Cooperativa de Electricidad de Villa Gesell está transitando por una muy difícil situación económico-financiera, ya que le está debiendo a la empresa mayorista Cammesa alrededor  de 200 millones de pesos y otros 100 millones al ente provincial de Energía. El intendente municipal denunció la falta de intervención de las autoridades de la provincia de Buenos Aires y del INAES.

La situación es sumamente delicada, ya que la población de Villa Gesell teme quedarse sin suministro eléctrico a muy corto plazo. La cooperativa debe, también, aportes previsionales e impuestos provinciales. En este contexto, el intendente Gustavo Barrera (Unidad Ciudadana) arrastra agua hacia su molino, ya que el jefe comunal argumenta que “tenemos la tarifa más cara en la provincia y la segunda más cara en la Argentina”, como si el tema tarifario fuera una cuestión que decide la cooperativa.

“Hemos hecho las correspondientes denuncias ante el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) y el OCEBA (Organismo de Control de la Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires) que es un ente provincial de control de las distribuidoras de energía; hasta hemos hecho una denuncia penal y enviamos una carta a la gobernadora María Eugenia Vidal, en septiembre del año pasado, y todavía no tuvimos la oportunidad de tener una audiencia con ella”, añadió el intendente.

El juez federal en lo Civil y Comercial Nº 6, Francisco de Asís Soto, fue quien dispuso el embargo contra Cevigé. Esa demanda contó con el apoyo del intendente, Gustavo Barrera, quien reclamó la renuncia de todos los directivos de la cooperativa. “Estamos cuidando el bolsillo de cada uno de los vecinos, que se van a tener que hacer cargo de la fiesta de Cevigé”, dijo el jefe comunal en ese momento.

Además del monto total del embargo, el magistrado ordenó el pago de otros $ 54 millones por las costas judiciales. La cooperativa estaba saneada económicamente en 2016 y ahora, ante esta situación, Cammesa ha decidido reducir la provisión de energía en un 10%.

Pero el fondo del problema pasa por el enfrentamiento que existe entre el municipio y la cooperativa. Y en ese contexto, el intendente Barrera ha expresado que “la cooperativa eléctrica pasó a ser una sociedad anónima que manejan 4 vivos. Es una gestión muy mala. Nosotros pedimos la renuncia de Daniel Flores, el presidente de Cevigé”.

Cevigé reconoció que atraviesa una situación crítica, aunque emitió un comunicado y denunció que la resolución es “arbitraria” e “ilegal” y anunció que iniciaron “distintas medidas judiciales” para preservar los derechos de la cooperativa.

El intendente se queja por la falta de accesos a los balances y por la incompatibilidad de cargos de algunos directivos que también son concejales. Desde la cooperativa afirman que Barrera “inventa cosas para tapar sus problemas”.