En Andalucía, España, la Junta de Gobierno refuerza el papel de las cooperativas integradas por mujeres

El secretario general de Emprendimiento, Economía Social e Internacionalización de Andalucía, España, José Roales, ha manifestado la intención de la Junta de Andalucía de reforzar el papel de las cooperativas integradas y dirigidas por mujeres que implementen la perspectiva de género en todas las medidas, que contempla el Programa de Relanzamiento de la Economía Social de Andalucía.

El dirigente señaló que el objetivo de este programa es promover la incorporación de las mujeres a aquellas actividades económicas que se desarrollen dentro de sectores donde estén subrepresentadas y desarrollar medidas incentivadoras para hacer efectiva la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en el ámbito de las empresas de economía social.

La Junta ha destacado que Amecoop ha reivindicado otro modelo empresarial más participativo e igualitario con la incorporación de mujeres a puestos de dirección y gerencia en las cooperativas, ante la nueva designación de su Junta Directiva, que ahora es encabezada por Carmen Perea, recientemente elegida presidente.

Roales hizo referencia al planteamiento de bases reguladoras con ayudas al cooperativismo para apoyar a las asociaciones de mujeres, que son las que defienden la igualdad desde el primer momento, asi como los conceptos de conciliación en las actividades en las que las mujeres están subrepresentadas, la brecha salarial y todo tipo de brechas de desigualdad.

El secretario general de Economía Social ha realzado así la “apuesta del Gobierno andaluz por el cooperativismo formado por mujeres como modelo participativo” en sus órganos de representación y de interlocución. En esta línea, ha profundizado que el modelo económico de la economía social cooperativa “se sustenta sobre un modelo democrático y de incorporación del talento de las mujeres”.

Finalmente, Roales ha manifestado que al no tener en cuenta a la mujer en la sociedad “haces un modelo mucho más pobre” y aquellas empresas que desprecian la inteligencia de las mujeres en sus relaciones de trabajo, “dejan una parte muy importante de su propio desarrollo”.