Apuntando hacia la transparencia del sector: hay unas 8.000 cooperativas suspendidas por el INAES

Escribe ROBERTO MOLINA

A partir del momento de su asunción a la presidencia del INAES, el doctor Marcelo Collomb viene anunciando, en forma reiterada, que para transparentar al sector de la economía social, es decir, las cooperativas y las mutuales, es necesario sacar de la cancha a algunos jugadores. Esto es toda una definición. Sacar de la cancha a aquellos que no juegan bien, es sinónimo de juego limpio.

Las expresiones de Collomb se ubican en el lado opuesto de las calificaciones que efectuaba quien lo precedió en el cargo, Patricio Griffin, quien señalaba que en el cooperativismo y el mutualismo hay delincuentes, usureros y estafadores. Esto lo dijo en varias oportunidades y nadie levantó la voz para decir lo contrario.

El actual presidente del INAES es un adicto a la diplomacia y sus conceptos se caracterizan por un tono suave, pero no desprovisto de contundencia.  Dijo que hay que sacar de la cancha a algunos jugadores y no se quedó en el anuncio.

Ahora se conocen algunos datos, en el sentido de que hay actualmente unas 8.000 cooperativas suspendidas. Y en el mutualismo, las suspendidas alcanzan a 4.000… Se sabe que durante 2016, se realizaron sumarios a unas 400 entidades y se les retiró la autorización para funcionar a otras 360 mutuales y cooperativas.  Además, Marcelo Collomb hizo llegar a la UIF y al Banco Central unos 60 reportes de actividades sospechosas.

La hora de la limpieza ha llegado y era absolutamente necesaria y reclamada por la mayoría de las entidades que se desenvuelven por derecha. Mutuales y cooperativas deben recuperar su imagen de transparencia, para que la opinión pública deje de verlas como cuevas financieras.

El gobierno kirchnerista contribuyó notablemente para que esto sucediera. Pero ahora, para las entidades de la economía social, comenzó la etapa de la transparencia.