En Chubut, 27 cooperativas de electricidad arrastran deudas por más de 1.000 millones de pesos

Según los datos que se conocieron en los últimos días en la provincia de Chubut, la situación de la casi totalidad de las cooperativas de electricidad que operan en este territorio es sumamente crítica y los números lo confirman: 27 cooperativas del sector arrastran deudas por más de 1.000 millones de pesos.

Se sabe que la mayoría de ellas mantienen deudas con CAMMESA (la proveedora mayorista) o con AFIP. Muchas de ellas, deben a ambos organismos. Los trabajadores no cobran sus sueldos con regularidad y en algunos casos, las cooperativas les adeudan dos meses de salarios.

Y en este contexto negativo, el Sindicato de Luz y Fuerza realiza paros de protesta por la situación y presiona a las entidades. En la mayoría de los casos, sucede que el estado provincial no le paga a las cooperativas las facturas del servicio y esto agrava la situación.

Desde la organización sindical se mencionó que actualmente las 27 cooperativas de la provincia están funcionando a pérdida, con una deuda que asciende a cerca de 1.000 millones de pesos con Cammesa “porque los poderes concedentes no estuvieron a la altura”.

El gremio señaló: “No se puede seguir trabajando a pérdida de esta forma porque no tienen tarifa que componga los gastos. Quieren hacer una tarifa que no alcanza para sus costos operativos. Somos conscientes de lo que pasará después de octubre donde habrá ajustes semestrales que estarán impulsados por el Gobierno Nacional, y qué va a pasar en la región cuando la gente no pueda pagar la luz, el agua. Se van a alumbrar con velas, se viene un problema y nosotros vemos preocupación en esto y lo venimos anticipando”.

“Hace años — añadieron — que venimos advirtiendo de todas estas cuestiones y no ha habido cambios. Los que no están igual son los servicios, los caños sobrepasaron la vida útil, vieron lo que pasó con el agua durante la crisis hídrica en el Valle, cada vez se agrava más. La cota del dique Ameghino está sobrepasada en 4 metros y medio y teniendo en cuenta las nevadas y lluvias de la Cordillera se corren riesgos porque no se limpió ni se dragó el río como corresponde”.

Se quejaron ante la falta de respuesta a los reclamos. “No hay respuesta, pasaron 21 días y esto se repite todos los meses. Primero 5 días, después 10, después 15 y el trabajador tiene que vivir, comer, pareciera que no les interesa”.