COOPERAR dio su aprobación a la creación de un Protocolo de Prevención de la Violencia de Género

La Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR), que aglutina al conjunto del cooperativismo a nivel nacional, aprobó la creación de un Protocolo de Prevención de la Violencia de Género para su aplicación interna.

El Protocolo de actuación en casos de Violencia contra las Mujeres está enmarcado en una iniciativa que lleva adelante el Comité de Equidad de Género de esta confederación desde el año 2017. Se trata del Pacto Cooperativo por la No Violencia de Género.

Este espacio es liderado por Gisela Wild (foto), vicepresidente de la Federación Santafesina de Cooperativas Eléctricas y Otros Servicios Públicos (FESCOE), y la iniciativa consiste en una serie de compromisos que asumen las entidades cooperativas con el objeto de contribuir a prevenir, sancionar y erradicar las violencias contra las mujeres.

“Las cooperativas participan en 15 sectores clave de la economía nacional y en cada comunidad podemos encontrar una entidad de la economía social, ya sea una cooperativa o una mutual. Es por esta capilaridad territorial que tiene el sector, que entendemos que puede ser protagonista en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, y en tal sentido venimos trabajando en distintas alternativas”, explicó Gisela Wild.

Son más de 40 las federaciones y cooperativas de todo el país que ya se han adherido al Pacto. En la provincia de Santa Fe ya son siete, entre ellas FESCOE, que representa a 40 cooperativas de servicios públicos de la provincia. La iniciativa fue declarada de interés Parlamentario por la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe.

“Este año desde el Comité de Género asumimos el compromiso de acompañar a través de talleres a las entidades firmantes del pacto, y a quienes se vayan sumando en la elaboración de protocolos de prevención, que permitan dar una respuesta ante casos de violencia, ya sea entre el personal de una cooperativa, como entre las autoridades que componen el consejo de administración. También se contempla de qué manera se puede acompañar a una asociada que esté atravesando una situación de violencia, teniendo siempre en claro que el rol de la cooperativa debe ser el de acompañar y dar seguimiento, llevando el caso ante los organismos locales”, puntualizó la dirigente cooperativista.

Para la elaboración de estos protocolos se trabajará con materiales publicados desde el Instituto Nacional de las Mujeres, experiencias de otras instituciones, como universidades y sindicatos. Contará con trece artículos y entre sus títulos contiene definiciones, tipos de violencias, procedimientos, canales de recepción de denuncias y vías de comunicación.

“Lamentablemente hemos sido atravesados por situaciones muy dolorosas, como el femicidio de Ingrid Vidosa, funcionaria de la Cooperativa Integral de Servicios Públicos de Villa Carlos Paz. Esto no es algo ajeno a nuestras organizaciones, en este momento hay dos federaciones de cooperativas esperando que avancemos con el protocolo por estar atravesando situaciones de violencia o acoso. Como dirigente creo que estas herramientas nos protegen a todo el movimiento porque nos señalan un camino para actuar, y no dejar a la mujer sola”, concluyó la referente cooperativista.

Gisela Wild es presidente de la Cooperativa de Energía de Ibarlucea y vicepresidente de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Santa Fe (FESCOE). Desde el año 2015 preside el Comité de Género de COOPERAR y forma parte de su Consejo de Administración. Desde allí representa al movimiento cooperativo argentino a nivel internacional en materia de equidad de género. En octubre del año 2018 fue elegida Secretaria del Comité de Equidad de Género de Cooperativas de las Américas.