Cooperativas y mutuales presentarán sus propuestas a los distintos candidatos presidenciales

Cooperativas y mutuales de la República Argentina, a través de las confederaciones que representan a ambos movimientos, hicieron públicas las propuestas que elevarán a los candidatos presidenciales, entre las que pueden destacarse la eximición del Impuesto a las Ganancias y la morigeración de los tributos provinciales.

En lo que constituyó una auténtica demostración de fortaleza e integración, las principales confederaciones del mutualismo y del cooperativismo elaboraron un documento en conjunto, para presentar a todos los candidatos electorales.

En el transcurso de una conferencia de prensa, efectuada en la sede de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), además de su titular, Alejandro Russo, estuvieron presentes Ariel Guarco, en representación de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI); Edgardo Form, por la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar); Carlos Iannizzotto, por la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro); Ramiro Martinez, por la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop); Luis Castillo, por la Confederación Argentina Interfederativa de Cooperativas de Electricidad (Conaice); Rosa Rodriguez, por la Confederación Nacional de Mutuales (Conam).

En el encuentro con los representantes de la prensa, fueron oficialmente presentados los puntos básicos que apuntan a impulsar al sector de la economía social. El primero en hablar fue el titular de la Confederación Argentina de Mutualidades, licenciado Alejandro Russo, quien puso especial énfasis al señalar que “queremos decir presente a ese candidato que a partir de diciembre va a tener la responsabilidad de conducir el destino de nuestro país. Queremos decir presente como lo hemos dicho hace más de un siglo y medio trabajando de manera silenciosa, prestando servicios en donde ni el estado ni el sector privado han podido hacerlo. No queremos otra cosa que formar parte de las políticas públicas”.

Añadió el dirigente mutualista que “por esta vía se podrán reactivar las economías regionales y generar nuevos empleos. Vamos a dialogar con todos los candidatos, para que tengan en claro la importancia de la economía solidaria y su inmensa capacidad de generar empleo y bienestar. También queremos escuchar sus propuestas”.

Luego hicieron uso de la palabra el titular de la Confederación Cooperativa de la República Argentina, Ariel Guarco, que es también presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI); Carlos Iannizzotto, por la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (Coninagro); Edgardo Form, en representación de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar); Cristian Miño, por la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT); Rosa Rodríguez, presidenta de la Confederación Nacional de Mutualidades de la República Argentina (Conam); Ramiro Martínez, en representación de la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop) y Luís Castillo, por la Confederación Argentina Interfederativa de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos (Conaice).

El titular de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Córdoba, Luis Castillo, apuntó contra el pago del impuesto a las Ganancias: “No podemos ni debemos pagar el impuesto a las Ganancias, porque no somos empresas del sector privado”, aseguró. El sector busca que las administraciones estatales –tanto la Nación como las provincias y los municipios, reconozcan “la naturaleza no lucrativa de las entidades cooperativas y mutuales, y que no existe hecho imponible entre la entidad y el asociado”.

También reclamó que se propicie una política nacional de vivienda que contemple la participación de cooperativas y mutuales procurando la intercooperación con entidades de trabajo, crédito y seguros. Otro punto reclama que se reconozca la naturaleza jurídica y particularidades de las cooperativas y mutuales prestadoras de salud, diferenciándolas de las empresas de medicina prepaga.

El conjunto de estas organizaciones representa a 11.500 mutuales y cooperativas de todo el país, que prestan servicios a más de 28 millones de habitantes, generando más de 300 mil puestos de trabajo. “Una de cada dos personas recibe servicio de una mutual o una cooperativa”, destacó Russo y señalo que a cambio el sector solo pide “respeto de la naturaleza jurídica y reconocimiento como entidades sin fines de lucro”.
“Estamos preparados, unidos y dispuestos para trabajar en conjunto con quien nos convoque”, sintetizó Ariel Guarco, en nombre de ACI, un movimiento mundial con 1200 millones de asociados. De acuerdo con el dirigente, la Economía Social y Solidaria es reconocida en infinidad de países e incluso por organismos como la Organización de Naciones Unidas, o la Organización Internacional de Trabajo (OIT), como aliada estratégica para afrontar los problemas que aquejan a la humanidad.

“Es fundamental que seamos convocados a las mesas de diálogo económico. No somos hacedores de política pero sí somos una voz suficientemente fuerte, como para ser tenidos en cuenta cuando se diseñan las políticas de estado de nuestro país”, afirmó. La economía solidaria unida, fue uno de los aspectos subrayado por casi todos los dirigentes.

Así lo remarcó el representante de Coninagro, Carlos Iannizzotto, quien demandó “pasar de las maniobras electorales al contenido político”. Para el líder de las organizaciones cooperativas del campo, el documento presentado ofrece una mirada “humilde sobre los pasos que creemos necesario dar para fortalecer el vínculo social, que tanta falta le hace a los argentinos”.

“Necesitamos trabajo conjunto, unidad e inclusión social”, remarcó también Rosa Rodríguez, presidenta de CONAM, quien destacó que a pesar de las distintas crisis financieras y económicas que el país ha atravesado, las entidades han mantenido sus servicios de “manera inalterable”.

Las organizaciones mutuales y cooperativas del país participan en el 10% del PBI argentino. Todo el excedente que se genera se reinvierte en el desarrollo local, según aportó Edgardo Form, vicepresidente de Cooperar. La presentación del documento “nos convoca por nuestra doble vocación de cooperativistas o mutualistas pero también de ciudadanos con un compromiso con la democracia. Tenemos la creencia de que gobernar, entre otras cosas, significa generar trabajo digno y resolver los problemas de la gente. Para eso está la Economía Social y Solidaria”, señaló.

En sus principales puntos, el documento solicita el reconocimiento en materia impositiva de la especificidad del sector; el amparo legal de las entidades como organizaciones de usuarios y consumidores; protección social para los trabajadores de las cooperativas; una legislación específica para la actividad financiera al servicio del desarrollo económico-social y propuestas en materia de vivienda, ahorro, crédito, educación, salud, fortalecimiento del INAES y promoción de la Economía Social y Solidaria.

“Este documento representa la idea que tenemos en general y la unidad de los sectores”, expresó Cristian Miño, líder de la CNCT, que representa a más de 80 mil cooperativistas argentinos. “El nuevo presidente no solo tiene que tener en agenda a la Economía Social y Solidaria sino que tiene que recibir a esta mesa”, expresó.

Para Ramiro Martínez, representante de Conarcoop, el fortalecimiento del sector redundará en la generación de puestos de trabajo, lo que a su juicio es “la principal excedencia que socialmente se necesita”.

Luis Castillo, representante de Conaice, destacó por su parte la importancia estratégica del sector en el rubro eléctrico, como socio estratégico del estado, para el desarrollo y el crecimiento, principalmente en el interior del país, de las economías locales y regionales.

“Las empresas de la Economía Social y Solidaria son socios naturales del estado que han invertido en redes, estaciones y la infraestructura que requiere el servicio eléctrico, donde el sector privado nunca estuvo presente, porque no es rentable”, expresó y agregó: “Nuestro reclamo a los candidatos es diálogo y políticas de estado que contemplen y respeten a las entidades de la Economía Social y Solidaria. No respetar su naturaleza jurídica es atentar contra las posibilidades de estas entidades, que ya están muy golpeadas”, expresó.