El cooperativismo bonaerense pudo frenar el propósito recaudatorio de la gobernadora Maria Eugenia Vidal

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires no tuvo éxito en su segundo intento de gravar a las cooperativas y mutuales bonaerenses. En efecto, las dos Cámaras integrantes de la Legislatura de la provincia de Buenos Aires resolvieron, por unanimidad, mantener el actual encuadramiento de los actos cooperativos en el Código Fiscal, que surge de la ley 13.360 dictada oportunamente para hacer efectiva la manda constitucional del artículo 41, que otorga a las cooperativas un tratamiento tributario acorde a su particular naturaleza.

Si bien las cinco confederaciones del cooperativismo argentino efectuaron gestiones ante la Legislatura bonaerense, corresponde señalar, en homenaje a la verdad, que fueron los directivos de la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo (FACC) los que tuvieron la responsabilidad de realizar el trabajo más intenso en ambas cámaras del congreso bonaerense.

Esta es una tarea que los miembros de la FACC vienen realizando exitosamente en los ultimos cinco años. Lo hicieron en los tres años del último mandato del exgobernador Daniel Scioli y lo hicieron ahora, por segunda vez, bajo la gobernación de Maria Eugenia Vidal. Ellos le hicieron comprender a diputados y senadores bonaerenses que los artículos 102 y 106 del proyecto de Ley Impositiva 2018, era un nuevo intento de transformar la no sujeción del acto cooperativo en una simple exención.

Finalmente, el Congreso de la provincia de Buenos Aires aprobó la Ley Impositiva 2018, pero sin los artículos 102 y 106 tal como estaban redactados originalmente. De manera que todo se mantiene en las mismas condiciones en la provincia de Buenos Aires.

Y nadie descarta el hecho de que la gobernadora Vidal vuelva a repetir, en 2019, su obstinación de gravar a las cooperativas y las mutuales.