El cooperativismo de Costa Rica procura evitar que se le imponga un impuesto adicional a los excedentes

En Costa Rica, el movimiento cooperativo realiza múltiples gestiones en el Congreso de este país para evitar que se le imponga un impuesto adicional a los excedentes que se reparten entre los asociados de las cooperativas, lo cual significaría una doble imposición tributaria. Ello iría en contra de lo que establece la Constitución Política costarricense.

A la Comisión de Asuntos Económicos, concurrieron dos representantes del cooperativismo: Ennio Rodríguez, quien habló por las cooperativas de autogestión, y Omar Miranda, vocero de Coopelesca.

Según Rodríguez, pretender gravar los excedentes de las cooperativas, los cuales se generan por la naturaleza misma de la asociación cooperativa en las actividades para las cuales fue constituida, sería un “sinsentido tanto desde el punto de vista legal como económico”.

“Los excedentes les pertenecen a los asociados de la cooperativa, ya sea que se capitalicen o se distribuyan. Cuando se distribuyen aquí se produce un hecho generador al ser sujetos del impuesto sobre la renta por parte de cada asociado. Los excedentes siempre pertenecen a los asociados por lo que gravarlos, antes de distribuirlos o después de hacerlo, es un caso de doble imposición”, explicó Rodríguez.

Cabe consignar que la reforma fiscal incluyó un aumento en el pago de renta que cancelan los asociados por los excedentes que reciben. Pasó del 5% al 10%, aplicando un 7% para el primer año de entrada en vigencia de la ley y luego aumentando un punto cada año hasta alcanzar el 10%. Solo en el año 2017 , las cooperativas aportaron ¢8.200 millones de impuesto de renta por dicho concepto.

Los cooperativistas también señalan que de aprobarse la iniciativa, se produciría un retroceso en el fomento de creación de cooperativas, lo que va en contra del artículo 64 de la Constitución Política.

“Los excedentes son saldos a favor del asociado, son ahorros a favor que se generan por las operaciones que realizó el asociado con la cooperativa. No pertenecen a la cooperativa, no son un plus económico, son un patrimonio del asociado. No son una utilidad, son el reembolso o retribución por el exceso de precio que la cooperativa percibió y cobró a los asociados que suministra un bien o un servicio”, afirmó Omar Miranda, de Coopelesca.

“Esto es la esencia y la razón de existir de la cooperativa, si a los excedentes se les niega esa condición de retorno y se asumen como utilidades de la cooperativa se estaría negando el contenido esencial del artículo 64 de la Constitución Política”, enfatizó.

Tomando en consideración las consultas que hicieron los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) y del Partido Acción Ciudadana (PAC) miembros de la comisión, es evidente que todos se mostraron de acuerdo con la posición de las cooperativas.

Solo el socialcristiano Pablo Abarca consultó qué pasa en los casos donde esa cooperativa realiza actividades con terceros, es decir, produce negocios paralelos para los que la cooperativa se creó.

Rodríguez, por su parte, indicó que su argumento se sustenta cuando la cooperativa permanezca en la actividad para la cual fue constituida y que en esos casos debería estudiarlos mejor para poder responder.

Asimismo, Miranda manifestó que Coopelesca no busca lucrar ni con sus almacenes ni con la empresa de telecomunicaciones que maneja.