En el cooperativismo eléctrico todas las críticas apuntan contra Ariel Guarco, presidente de Fedecoba

Escribe ROBERTO MOLINA 

En el cooperativismo eléctrico argentino ha producido un fuerte impacto la decisión de los directivos de Fedecoba (entidad que preside nada más y nada menos que Ariel Guarco, que también lidera la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) y la Alianza Cooperativa Internacional – ACI) de abrirse de las negociaciones que llevaba a cabo la Mesa Nacional de Cooperativas Eléctricas con el sector gremial, para efectuar un acuerdo en forma individual con la FATLYF.

A la Sala de Redacción de PRENSA COOPERATIVA llegaron toda clase de referencias sobre la actitud de la entidad bonaerense. En ese contexto se lanzaron expresiones como de “anticooperativistas”, “mezquinos”, “traidores” y otros conceptos y también la acusación central y coincidente de todos los sectores, en el sentido de que “Fedecoba pulverizó la integración y la unidad del cooperativismo eléctrico de Argentina”.

Está claro que lo que se estaba negociando con el sector sindical era el convenio que iba a regir para todas las cooperativas eléctricas del país. Y Fedecoba, con Ariel Guarco a la cabeza, decidió patear el tablero y armar su propio convenio con la organización gremial. Y las preguntas que surgen son: ¿Qué sucedió con esa Federación que decidió pegar el portazo e irse…? ¿Habrá conseguido estructurar un convenio más ventajoso con el sindicato?

Los directivos de las federaciones piensan que si Fedecoba logró un convenio más ventajoso con el gremio, lo lógico hubiera sido que lo expusiera ante el resto de las entidades de segundo grado, a efectos de que el mismo se hiciera extensivo a todas las federaciones. Pero eso no sucedió. “Fedecoba se la comió en silencio”, dijeron a PRENSA COOPERATIVA algunos dirigentes consultados por este medio de difusión.

Pero la mayoría de los dirigentes cooperativistas no logran entender el sentido anticooperativista de la decisión adoptada por Fedecoba, teniendo en cuenta que la entidad es presidida por el lider mundial del cooperativismo… Se supone que Ariel Guarco debería dar el ejemplo de solidaridad y trabajo en conjunto con todos los sectores, pero los datos de la realidad muestran que el dirigente se abrió solo y concretó un acuerdo únicamente para la entidad que conduce…

En honor a la verdad, la decisión adoptada por Ariel Guarco no es una actitud que lo jerarquice como dirigente cooperativo… Más bien lo ubica en la vereda de enfrente… Pensó solamente en su entidad, cuando él está representando en estos momentos a todas las cooperativas del mundo… Concretamente, pensó en lo suyo y no en el conjunto. Esto es lo que muestra la realidad.

Lo triste es que ha dejado en desventaja al resto de las federaciones de cooperativas eléctricas. Seguramente Guarco no midió las consecuencias de su decisión. ¿Qué harán ahora las otras entidades de segundo grado? En función de algunas consultas que hemos efectuado, cunde un sentimiento de abandono por parte de quien tiene la responsabilidad de conducir y negociar convenios.

“Guarco hizo la suya y se olvidó del resto”, “con lo que hizo Guarco, ha destruido el cooperativismo eléctrico”, estas son algunas de las expresiones que recogió este medio de difusión a través de diferentes consultas.

Pero un conspicuo dirigente consultado por PRENSA COOPERATIVA, fue categórico en sus expresiones: “Un dirigente que actúa para beneficiar solamente a su sector, no es un verdadero cooperativista. Un dirigente que actúa de esa manera, no puede ser el lider mundial del cooperativismo, ¡¡por favor!!”.