El cooperativismo de trabajo santafesino al aguardo de la aprobación de una ley de apoyo a empresas recuperadas

En el cooperativismo de trabajo de la provincia de Santa Fe están aguardando con gran ansiedad  la aprobación definitiva de un proyecto de ley provincial de apoyo a las empresas recuperadas. La iniciativa fue aprobada el año pasado en la Cámara de Diputados y se espera que la Cámara Alta santafesina lo aprueba próximamente. La ley prevé “asistencia técnica, jurídica y económica” a las empresas recuperadas a través del Ministerio de Producción de la provincia.

“Los integrantes de las distintas cooperativas firmamos un petitorio pidiendo a los senadores que aprueben el proyecto cuanto antes, porque crea herramientas que todos necesitamos para poder trabajar más y mejor”, dijo Ediht Encinas, presidenta de la Federación ACTRA.

El petitorio, que también está siendo rubricado por trabajadores autogestionados de otras organizaciones, manifiesta respaldo al “proyecto de Ley de Protección y Apoyo a las Empresas Recuperadas por los trabajadores” y destaca que el mismo tiene por objeto “contribuir al mantenimiento y/o creación de puestos de trabajo dignos, destinados a empresas recuperadas por sus trabajadores organizados en Cooperativas de Trabajo, con el propósito de conservar las fuentes de producción y de trabajo que se encuentren en funcionamiento o en proceso de reactivación, posibilitando la recuperación de la empresa por parte de sus trabajadores”.

“A este proyecto lo discutimos junto con otras cooperativas de la provincia, en el mes de diciembre, cuando fuimos convocados por el diputado Joaquín Blanco. Es de suma importancia para el sector cooperativo que esta ley sea aprobada con urgencia para poder contar con el apoyo y herramientas necesarias en las recuperaciones de fábricas y a consolidar el trabajo que ya venimos haciendo con el Ministerio de Producción de la provincia en apoyo a las empresas recuperadas”, señaló Encinas, integrante de la cooperativa de trabajo La Cabaña de Rosario.

La iniciativa ya aprobada en Diputados -impulsada por Blanco, integrante del bloque del oficialismo santafesino, pero apoyada por varias bancadas-, prevé la creación de un Registro provincial de Empresas Recuperadas, a las que define como “establecimiento o unidad productiva que estando en cesación de actividades, cierre del establecimiento, abandono de los titulares, desmantelamiento de unidades productivas, vaciamiento por parte de los empleadores, trasvasamiento de trabajadores, maquinarias y activos, disolución de la sociedad con causal de liquidación o de cierre por cualquier causa, pasa de la gestión privada a la gestión colectiva de sus antiguos asalariados, organizados bajo la forma jurídica de cooperativas de trabajo o en trámite de constitución”.

Para esas empresas, el proyecto prevé que el Estado les garantice el “acceso a líneas de créditos” y les brinde “asistencia técnica y acompañamiento” para que puedan ser “sustentable en los aspectos económico, productivo y social”. Además, establece que las recuperadas tendrán “preferencia como proveedores del Estado” y un “tratamiento fiscal preferencial de carácter temporal y diferenciado según el impacto en el mantenimiento y generación de puestos de trabajo de la empresa”.

De acuerdo con relevamientos previos realizados por el gobierno provincial, en la provincia de Santa Fe hay 27 empresas recuperadas que ocupan a unos 1.200 trabajadores. Varias de ellas surgieron en los últimos meses, en un marco de crisis económica y social en el que el Ministerio de Producción santafesino, conducido por Luis Contigiani, contabiliza un centenar de empresas en conflicto en el territorio provincial.

Tras la media sanción en Diputados el año pasado, el proyecto está ahora en la Cámara de Senadores santafesina, donde ya obtuvo despacho a favor en tres comisiones y debe ser tratado por otras dos antes de llegar al recinto para su aprobación definitiva.