Crearán una cooperativa de trabajo para la reactivación de la ex planta de SanCor, en Brinkmann, provincia de Córdoba

En la localidad cordobesa de Brinkmann, altos funcionarios de la Municipalidad local y dirigentes del gremio ATILRA están trabajando activamente con el propósito de constituir una cooperativa, a efectos de que se haga cargo de la planta paralizada hace 15 meses, que perteneciera a la cooperativa láctea SanCor. También participan del proyecto ex gerentes y empleados de la fábrica.

Cabe consignar que esta planta no está incluida en el acuerdo que la empresa Adecoagro formalizó con SanCor. Esta fábrica iba a ser comprada por la multinacional Alasia, pero las negociaciones quedaron en punto muerto.

“Estamos avanzando en la conformación de una cooperativa de trabajo, suplantando algunos de los proyectos que esperábamos que llegaran a buen puerto para SanCor”, explicó el intendente de esa ciudad cordobesa, Gustavo Tevez. Los avances que había logrado SanCor para la venta de la planta a los grupos internacionales Eurofinanz y posteriormente Alasia volvieron a foja cero tras la última devaluación, que alteró los precios internos de un modo que las empresas internacionales consideran “poco serio”.

Para colmo, esto ocurrió en medio de tensiones macroeconómicas a escala global, con graves consecuencias en el mercado de lácteos, determinando lo que los expertos denominan “una nueva ‘tormenta perfecta’ para los tambos y la industria lechera nacional”.

El intendente Tevez explicó que “ya pasó un año y tres meses y no hubo novedades” para las familias que dependen directamente de la marcha de la empresa y para la ciudad misma, para la cual la planta de SanCor era todo un símbolo. “Vamos a trabajar para lograr la reactivación de esta planta”, anunció el jefe comunal.

“Pondríamos en marcha una cooperativa con los trabajadores que quedaron en la planta de Brinkmann y quienes se quieran sumar. Es un gran desafío y estamos trabajando fuertemente con el apoyo del gremio Atilra, y con todo el respaldo de la comunidad local”, aseguró.

“En Brinkmann se ha vivido de una manera especial lo de SanCor, con distintas opiniones e intereses. La planta fue pionera en el sistema cooperativo, y no podemos permitir que semejante estructura quede sin uso“, agregó el intendente.

Tevez contó que participó de un viaje a la ciudad de Mar del Plata para conocer la planta de la cooperativa láctea Nuevo Amanecer, que es una empresa recuperada y que serviría de modelo para la iniciativa.

A diferencia de otras plantas de SanCor, la de Brinkmann tiene certificación del Senasa pero no otras certificaciones de calidad de la industria láctea internacional. Es el mismo caso de la planta que SanCor tiene en Coronel Moldes y que también quedó fuera del acuerdo con Adecoagro.