Critican a Coninagro y otras entidades del cooperativismo, por no tener mujeres en cargos directivos

El informe “Mujeres consejeras: ¿Una deuda pendiente?”, realizado por la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), revela que, sobre un total de 40 entidades asociadas a esa institución, en una de cada tres, hay mujeres ocupando cargos de dirección y gestión.

El dato considera los cargos del Consejo de Administración como la Sindicatura, y contrasta fuertemente con la realidad del resto de las entidades del cooperativismo agropecuario, como la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y  Agricultores Federados Argentinos (AFA),  que no registran ni una mujer ocupando esos cargos.

Desde Fecofe toman como referencia el ranking mundial “Mujeres en la Política 2020”, realizado por ONU Mujeres y la Unión Interparlamentaria (UIP), que revela que tan sólo doce mujeres eran jefas de Gobierno en el mundo (6,2 por ciento), y diez ocupan jefaturas de Estado (6,6 por ciento).

En el cooperativismo a nivel internacional no hay mayores excepciones a esta tendencia, y a nivel latinoamericano, aparecen la uruguaya Graciela Fernández Quintas, presidenta de Cooperativas de las Américas; la dominicana Xiomara Núñez de Céspedes, presidenta del Comité Regional de Género de ACI Américas; y Simona Cavazzutti, de la Confederación de Cooperativas Rurales del Paraguay (Concopar), recientemente designada coordinadora de la Red de Cooperativas Agropecuarias (Redacoop).

Como emblemas, en Argentina hoy aparecen Cooperativa Obrera, de Bahía Blanca, y El Hogar Obrero, como entidades con mujeres ejerciendo la presidencia, y  también en el sector seguros, como el caso del Grupo La Segunda.

Mujeres en el cooperativismo agropecuario – El informe de Fecofe revela testimonios de distintas mujeres vinculadas a la gestión en cooperativas de la federación.

La Cooperativa Agrícola Ganadera de San Jerónimo Sud es la única entre las asociadas a Fecofe presidida por una mujer, Érica Pascuale, quien está al frente de la entidad desde 2020. La propia dirigente expresó sobre el particular: “Soy parte de la tercera generación de una familia de productores agropecuarios. En 2014 comencé a involucrarme en la actividad, hasta ese momento era ama de casa”.

Por otro lado, está el caso de la Cooperativa Tambera Las Cañitas, de la localidad El Tío, Córdoba, donde la secretaria, Verónica Juan, afirmó: “Trabajamos codo a codo con nuestros maridos, hermanos, padres. No hay motivo por el cual no podamos subir a un tractor, o realizar cualquier otra tarea rural, de hecho, lo hacemos cotidianamente”.

Por su parte, Paula Grangetto, de la sindicatura de la Cooperativa Agropecuaria, Productores y Consumidores (CAPyC), perteneciente al Grupo Cooperativo y Mutual Devoto, señaló que “en todos los ámbitos de la vida resulta muy difícil conciliar la maternidad con el trabajo y la participación comprometida. Me refiero a cumplir con las tareas laborales, domésticas y como mamá”.

Desde la presidencia de Fecofe, Juan Manuel Rossi, manifestó la necesidad de “seguir trabajando para fomentar la participación femenina en las cooperativas porque es un tema de agenda pendiente”.