En pocos días más, se definirá si la cooperativa láctea SanCor pasa a manos neozelandesas o francesas

La cooperativa neozelandesa Fonterra y la empresa francesa Lactalis son las candidatas a quedarse con lo que queda de la emblemática cooperativa láctea argentina SanCor. Los más altos directivos de Fonterra y Lactalis ya se encuentran en el país, a los efectos de la toma de la decisión final. 

Hasta hace unos meses, Fonterra (Nueva Zelanda), Lactalis (Francia), Lala (México), Conaprole (Uruguay) y Gloria (Perú), figuraban en la lista de compradoras. De ese grupo empresarial solo quedaron tres candidatas: Fonterra, Lactalis y Lala. La mexicana Lala “prácticamente está descartada”, admitió una fuente que sigue de cerca la marcha de las tratativas. La disputa por el control de SanCor quedó entonces entre Fonterra y Lactalis.

Fonterra, es una cooperativa que controla el 25% de las ventas lácteas al exterior de Nueva Zelanda.  Es referente en precios y mueve unos US$ 22.000 millones. En tanto, la francesa Lactalis factura 17.000 millones de euros al año, posee 75.000 empleados, 220 fábricas en 43 países y maneja marcas de renombre internacional, como Parmalat, Président Lactel, entre otras.

Con Fonterra y Lactalis ya hubo conversaciones e intercambio de información con ejecutivos de segunda línea. Pero ahora la presencia en Buenos Aires de los más altos directivos de ambas firmas, confirma que se avecina el desenlace final de la cooperativa láctea con sede central en Sunchales.

“Todavía no se está hablando de plata, pero empieza a haber definiciones con los potenciales clientes. Las negociaciones se ponen en otro nivel”, contó una fuente conocedora de los entretelones. Según indicó, se mantiene la idea de que la cooperativa use la figura de una sociedad anónima para poder hacer una transferencia de activos y concretar una venta del 70% del negocio.

La Ley de Cooperativas 20337 indica claramente que una cooperativa no se puede vender. Pero como todo esto sucede en Argentina, hecha la ley, hecha la trampa…

Según otra fuente, entre estas dos empresas, Fonterra estaría más adelantada en las negociaciones. Los mismos directivos de la cooperativa argentina estarían buscando mostrarle al gobierno avances concretos en las negociaciones para que acepte liberar más fondos con el fin de asegurar la transición hasta la llegada del nuevo dueño.