El dirigente marplatense Alberto Rosa, presidente de Fecooaport, es el Cooperativista del Año 2017

El dirigente marplatense Alberto Rosa, presidente de la Federación de Cooperativas de Actividades Portuarias (Fecooaport), es el Cooperativista del Año 2017. Este premio es instituido anualmente por la Revista PRENSA COOPERATIVA y su elección surgió entre siete postulaciones que se presentaron a lo largo del corriente año.

Rosa tiene una dilatada trayectoria como dirigente del cooperativismo portuario en Mar del Plata. Fue uno de los fundadores de la Cooperativa de Trabajo La Banquina Chica, entidad que presidió durante casi dos décadas. También fue uno de los fundadores y principal impulsor de la Federación de Cooperativas de Actividades Portuarias (Fecooaport), donde preside el Consejo de Administración desde el año 1997.

Actualmente integra la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), donde ejerce la vicepresidencia desde hace varios años.

Alberto Rosa es un dirigente que ha defendido a ultranza el cooperativismo auténtico. Ha luchado siempre contra la desvirtuación del sistema, teniendo en cuenta que esto era una constante en el puerto marplatense, donde operaban y operan aún numerosas “cooperativas” ilegalmente constituidas.

Desde su entidad de primer grado sufrió las consecuencias del accionar de las cooperativas truchas en el puerto de esta ciudad, llegando a transitar momentos de desaliento al pensar que desde una entidad legalmente constituida no se podía competir con las que operaban al margen de la legalidad.

Pero con Fecooaport tuvo una herramienta idónea para frenar, de alguna manera, ese accionar ilegal de las cooperativas truchas que nunca fue eficientemente combatido por los organismos oficiales.

Alberto Rosa se ha caracterizado por ser un dirigente absolutamente frontal. Siempre ha ido de frente, exponiendo su pensamiento sin rodeos de ninguna naturaleza. Y ese estilo de su personalidad, le originó no acceder a posiciones que hubieran sido beneficiosas para él.

Es siempre recordada la anécdota de que un presidente del INAES, le ofreció reiteradamente incorporarlo al directorio del organismo nacional, a lo que él se negó sistemáticamente. Luego de tanta insistencia, Rosa terminó accediendo, pero le aclaró: “Acepto, pero yo no voy a firmar cualquier cosa…”. El funcionario nunca más le habló del tema y, por supuesto, él nunca ingresó al directorio del INAES…

Esto define con toda claridad a este dirigente del cooperativismo portuario, que hoy se hace merecedor del Premio Cooperativista del Año 2017.