Entidades de la economía social de Colombia toman el modelo de las Mesas del Asociativismo de Argentina

Organizaciones de la economía social de Colombia quieren tomar el modelo de las Mesas del Asociativismo de Argentina, para aplicar en Bucaramanga. En una reunión organizada por la Red Colombiana de Economía Social y Solidaria de Bucaramanga, representantes del asociativismo colombiano coincidieron en analizar la posibilidad de crear Mesas locales inspiradas en la experiencia argentina.

“Uno de nuestros propósitos es impulsar las mesas en Bucaramanga y creemos que también se pueden organizar con otros municipios con los que hemos hablado. Entendemos que el Estado tiene que estar presente sin cooptar la organización, pero es un apoyo necesario porque hay mucho por hacer”.

Sintetizó Pedro Ángel Quintero Tirado, titular en Bucaramanga de la Red Colombiana de Economía Social y Solidaria (RED-ESS), al final de la reunión virtual en la que representantes de organizaciones asociativas colombianas escucharon a integrantes del Consejo Federal de las Mesas del Asociativismo y la Economía Social del INAES.

Marina de Jesús Arévalo, concejala municipal de Bucaramanga, recordó el desprestigio que tuvo el modelo cooperativo colombiano a partir de las políticas de intervención de los gobiernos neoliberales y consideró que la unidad del movimiento asociativo logró superar esas dificultades. “Hoy tenemos muchos buenos ejemplos para mostrar, pero hay que pasar de los buenos ejemplos a las acciones concretas, hay que organizarse porque los países que sufren brechas de ingresos tan profundas de ingresos como los nuestros sólo pueden resolver sus problemas con la economía social”, enfatizó Arévalo.

La idea de replicar un sistema como el de las Mesas del Asociativismo también fue apoyada por Rubiela Álvarez Castaño, Coordinadora del Foro de Economías Transformadoras y Alternativas de Colombia, y por el director del Centro de Estudios de la Universidad de San Gil, Miguel Arturo Fajardo Rojas, quien destacó: “Me gusta la idea de apropiación social del territorio, el territorio no debe tener dueños, ni el Estado ni los inversionistas extranjeros, es importante entender que lo que pase en el territorio pasa por nuestra acción o nuestro silencio”.

El director de Desarrollo Federal, Cooperativo y Mutual del INAES, Carlos Cleri, explicó la forma en que se organizó y creció la Red de Mesas del Asociativismo y aseguró: “Se trata de comunidades organizadas de forma autónoma, es una construcción horizontal que crece desde abajo y articula con el Estado poniendo el eje en el aparato productivo y la generación de puestos de trabajo; se busca romper con los patrones históricos que se han impuesto porque aquí lo que importa es lo que el pueblo necesita, no lo que necesitan los dirigentes o algún interés particular”.

Nelly Schmalko, coordinadora de la Red de Mesas del Asociativismo del INAES, subrayó el valor simbólico de la reunión que proponen las Mesas de un modo diverso y abierto. “Se trata de pensar el territorio como una construcción social que plantea hacia dónde se quiere ir y donde todos buscan el bien común, es encontrarnos a pesar del aislamiento, contra todas las tensiones que ha impuesto la construcción capitalista. Es una gran oportunidad que puede ser una alternativa para otra construcción puesta en función de todos”, reflexionó Schmalko.

La Red Colombiana de Economía Social y Solidaria reúne a un grupo de organizaciones de toda Colombia, especialmente en los departamentos de Santander, Boyacá, Antioquía, Bolivar y César. Los fundadores de la Red tienen un fuerte vínculo con la Argentina dado que varios de ellos son egresados de la escuela de Economía de la Universidad Industrial de Santander, que han realizado la maestría en Economía Social y Solidaria en la Universidad Nacional General Sarmiento, de la provincia de Buenos Aires.

Bucaramanga, la ciudad en la que se proyecta analizar la experiencia piloto de una Mesa del Asociativismo y Economía Social, es un territorio con una población de más de un millón de habitantes en su área metropolitana. Es la capital del departamento de Santander, la región en la que se inició el cooperativismo colombiano y que hoy agrupa el mayor movimiento asociativo de ese país.