En España, de 30.000 a 50.000 empresas quebrarían por la crisis y se transformarán en cooperativas

En plena alarma sanitaria, económica y social por la Covid-19, el Ministerio de Industria de España ve con buenos favorecer legislativamente la transformación de “empresas en crisis” en cooperativas.  La propuesta coincide con los planteamientos de revisión del sistema económico previo al impacto de la pandemia que se están potenciando en la actualidad desde diferentes sectores.

La junta directiva de la Confederación Empresarial Española de Economía Social (Cepes), organización que representa al grueso de las cooperativas españolas, mantuvo el viernes una reunión telemática con la ministra de Industria, Reyes Maroto.

En esa reunión, los directivos de Cepes solicitaron a la ministra “potenciar las transformaciones empresariales de empresas mercantiles en crisis en otras de Economía Social, fundamentalmente cooperativas y sociedades laborales”. También requirieron a Reyes Maroto “trabajar en la flexibilización de los trámites para favorecer las transformaciones empresariales como reformar la Ley concursal o trasponer la Directiva de Segunda oportunidad”. 

La organización informó en un comunicado ayer sábado que la propuesta “fue bien acogida por la ministra y se acordó trabajar en ella para eliminar todos los obstáculos normativos actuales y ayudar a mantener empleos”. Desde el Ministerio de Industria se indicó a este diario sobre la reunión que en la misma “hubo buena sintonía y, como siempre, receptividad por parte de la ministra a analizar y trabajar en propuestas de futuro”.

En el encuentro, por parte de Cepes, participaron el presidente de Mondragón Corporación, Iñigo Ucín; el presidente de la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado, Luis Miguel Jurado; Mikel Larrea, presidente de Eroski; y José Ángel Preciados, director general de Ilunion Hoteles.

El comunicado de Cepes añade que la ministra se ha comprometido a incluir sus propuestas “en la agenda del Ministerio y trabajarlas y concretarlas en las próximas semanas”. Cepes está integrado por 27 socios, la mayoría de ellos confederaciones de cooperativas, además de Once, Ilunion, Mondragón, Eroski y Covirán.  Con el encuentro con la ministra de Industria, son dos las reuniones que esta semana ha mantenido la Junta directiva de Cepes con el Gobierno.

El miércoles celebraron un encuentro con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Al término del mismo, la ministra declaró que la Economía Social “es un baluarte para el país y hay que situarla en el lugar institucional que se merece”.

Los expertos en materia concursal estiman que este año pueden declararse en concurso entre 30.000 y 50.000 empresas en España

El presidente de Cepes, Juan Antonio Pedreño, manifestó que “se vienen momentos favorables para la Economía Social, no solo en España, sino también en Europa que está apostando con fuerza por la Economía Social. En definitiva, hacia un nuevo modelo productivo, con valores, sostenible y con las personas en el centro”.

Entre 30.000 y 50.000 empresas pueden declararse en concurso de acreedores

Los expertos en materia concursal consultados por este diario estiman que en los próximos meses pueden llegar a declararse en concurso de acreedores en España entre 30.000 y 50.000 empresas. Ante la situación de alarma económica, cada vez son más las voces que auguran un cambio del sistema económico y una mayor participación del Estado en la gestión empresarial.

Josep Borrell, exministro del Gobierno de Pedro Sánchez, y actual Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, declaró esta semana en un foro que el Estado “va a entrar en el capital de las empresas, es una necesidad en todas partes”.  La crisis actual provocada por la pandemia “va a afectar a los planteamientos del neoliberalismo, el Estado tendrá un nuevo papel, se pondrá a prueba la capacidad de la democracia para resistir una tensión social como la que provocará la actual crisis”, comentó el Vicepresidente de la UE. 

La defensa de la transformación de “empresas en crisis” en cooperativas forma parte de ese movimiento que ahora alienta un cambio del sistema económico. Desde Cepes se sostiene que esa potenciación del cooperativismo “permite salvar los puestos de trabajo y  evitar el cierre de numerosas empresas al transferir la dirección de la empresa a sus antiguos empleados”.

Y señala que en “la gran mayoría” de los casos donde se han producido estas transformaciones, “los trabajadores invirtieron ahorros o capitalizaron el subsidio de desempleo para poder seguir con la actividad de su antigua empresa, para de esta manera mantener viva la actividad y su puesto de trabajo”.  No recuerdan los directivos de  Cepes las crisis que han vivido o están viviendo algunos de sus socios más representativos, como Mondragón, Eroski, y Covirán.