En España, se visualiza una tendencia: se apunta a una menor cantidad de cooperativas, pero de mayor volumen

En España, se prevé que las cooperativas agrarias de la provincia de Valladolid se irán reduciendo en el tiempo. Al menos, así lo expone el director general de Urcayl, Jerónimo Lozano, quien insiste en que a partir del próximo año el número de asociaciones agrarias en la provincia comenzará un claro descenso. «Las cooperativas son como las explotaciones, cada vez son más grandes, más dinámicas, pero menores en número», indica. A pesar de que el número de cooperativas agrarias se ha mantenido prácticamente inamovible durante los últimos diez años, Lozano pone de manifiesto que sí han sufrido «importantes modificaciones» en este periodo de tiempo.

Las cooperativas agrarias representan casi una de cada tres asociaciones existentes en Valladolid. Desde Urcacyl indican que deben realizar una apuesta por la formación, la diversificación y la tecnificación. Tienen claro que el futuro del cooperativismo paso por adaptarse al nuevo entorno tecnológico, lo que conlleva inversiones, nuevos medios y tecnologías, formación y profesionales capaces de afrontar este reto.

Lozano afirma que algunas de las cooperativas existentes en la provincia están formadas por un número muy reducido de socios, que trabajan a su vez para otras cooperativas. «En este caso lo van a tener un poco más difícil para salir adelante porque la tendencia es que las cooperativas cada vez sean mayores, de mayor tamaño y con un mayor número de socios», indica el director general.

Desde Urcayl insistieron en que en la provincia están ubicadas algunas de las grandes cooperativas de la Comunidad, como pueden ser Sociedad Cooperativa Agropecuaria (Acor). Esta asociación de remolacheros obtuvo un beneficio cercano a los cinco millones de euros en su cuenta de resultados durante el año pasado. Su evolución durante los últimos años representa un claro ejemplo de tecnificación y diversificación que han realizado estas compañías.

Cuatro Rayas, Cocope, Coaduero, Pecuaria Tierra de Campos…, son muchas las sociedaddes de agricultores y ganaderos que trabajan de forma conjunta en la provincia. Algunas dan servicio directamente al cliente, mientras que otras trabajan entre ellas. Las cabeceras de comerca de la provincia tienen en sus términos municipales las que cuentan con una dimensión mayor. Por ejemplo, Cocope, con sede en Peñafiel, cuenta actualmente con más de 700 socios, abarcando su ámbito de actuación las provincias de Burgos, Palencia, Segovia y Valladolid.

La actividad de la sociedad, en un principio, fue únicamente la comercialización de cereales, contando seis silos y una capacidad de 12.000 toneladas. Pero las actividades de la cooperativa enseguida se van incrementando, ampliando las instalaciones con nuevos almacenes y locales para el suministro de fitosanitarios, semillas, fertilizantes, etc…

Las nuevas necesidades de los agricultores también están fomentando el crecimiento de sociedades cooperativas para la explotación de la tierra. Se basa de forma fundamental en la necesidad de compartir las explotaciones de los sondeos de agua. Estas cooperativas han pasado de 30 a 40 en la última década en la provincia para mejorar los rendimientos.