Esta foto circula por Internet: es una cruda descripción de la realidad del cooperativismo bonaerense

La foto que ilustra esta nota fue extraida de Internet, concretamente de Facebook. Y, sin duda alguna, constituye una cruda descripción de la realidad del cooperativismo bonaerense. No se le puede quitar ni agregar nada. Esto es lo que pasa con las empresas recuperadas asentadas en el territorio de la provincia de Buenos Aires.

Y, en honor a la verdad, la gobernadora Vidal ha demostrado con sus decisiones que no tiene simpatías por el cooperativismo, por más que prologue el libro, editado con fondos del erario público, de un paracaidista del cooperativismo bonaerense, como lo es el senador provincial Roberto Costa.

En ese prólogo, ella expresa toda su “admiración” por el cooperativismo, como asi también su “acompañamiento” en su desarrollo. ¡¡Vaya forma de admirar y de acompañar…!!  No hace falta recordar (porque todos los cooperativistas ya lo saben) los inicios de su gestión, arrancando con una subsecretaría de Acción Cooperativa, que llamó la atención de muchos por lo positivo de esa actitud.

Pero al poco tiempo, dispuso la fusión con la subsecretaría de la Producción. De manera que ya no era subsecretaría de Acción Cooperativa, sino de Producción y Acción Cooperativa. Y al poco tiempo, la convirtió en una simple dirección provincial. Es decir, desjerarquizó el organismo específico de las cooperativas de la provincia de Buenos Aires.

Y mientras esto sucedía, también avanzó contra el cooperativismo pretendiendo afectarlas con Ingresos Brutos, propósito sobre el cual luego tuvo que dar marcha atrás frente a una férrea oposición a esa iniciativa por parte de la Legislatura provincial.

A todo esto, hay que sumarle sus reiterados vetos a varias leyes de expropiación de empresas recuperadas, convertidas en cooperativas de trabajo, aprobadas por la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Así fue como sufrieron los efectos de esta decisión los trabajadores de la Cooperativa de Precisión Limitada (CDP), ex Rench, ubicada en Don Torcuato,  como asi también de la cooperativa Presidente Néstor Kirchner, una metalúrgica que funciona en Bernal, Quilmes. También vetó la expropiación de la Cooperativa de Trabajo Cintoplom (fábrica de pinturas), ubicada en Ciudadela.  

Pero lo que más sorprendió fue el procedimiento policial con 600 efectivos para desalojar a los 125 trabajadores de la fábrica de acoplados Petinari, convertida — desde 2015 — en Cooperativa Acoplados del Oeste, ubicada en Merlo. Los trabajadores fueron impedidos de ingresar a la fábrica mediante un gigantesco operativo policial. Se la devolvieron a sus antiguos propietarios, los Petinari.

Evidentemente, a esto no se le puede llamar admiración ni acompañamiento del cooperativismo. Más bien, es todo lo contrario.