Gisela Wild, la cooperativista argentina que habló sobre violencia de género en Ruanda, Africa

Gisela Wild, presidente de la Cooperativa de Electricidad de Ibarlucea, de la provincia de Santa Fe, tuvo la responsabilidad de representar al movimiento cooperativo de América Latina en Kigali (Africa), lugar donde se desarrolló este año la conferencia anual de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). La citada dirigente expuso allí sobre el Pacto Cooperativo por la No Violencia de Género.

Gisela Wild junto a otras mujeres que integran el Comité de Equidad de Género de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), milita desde hace más de dos años en el Pacto Cooperativo por la No Violencia de Género, tema que fue elegido para presentar en la reunión de la ACI, que se realizó en aquel país africano.

La dirigente santafesina formuló declaraciones acerca de su presentación en la conferencia de la ACI, señalando que si bien tiene “algunas experiencias en eventos internacionales, tenía un poco de temor que, ante tanta cantidad de idiomas, y en un continente tan distinto como el africano, el mensaje no se hubiera interpretado. Y la verdad es que después que terminé de exponer, se me acercaron varias personas de distintos países, recuerdo Ruanda, Turquía y Camerún, para preguntarme sobre algunos aspectos de lo que había expuesto y a expresar que ellas entendían que esta experiencia podría trasladarse a sus países. Fue una experiencia emocionante”.

Wild destacó el potente mensaje de la ACI al convocar al cooperativismo del mundo en este país. “Para la sociedad de Ruanda y para el gobierno local, el modelo cooperativo es una posibilidad de reconstrucción en términos políticos y económicos”, dijo la dirigente argentina.

Añadió que “la posibilidad de conocer otras experiencias cooperativas nos pone en perspectiva como sector, ya que los problemas son prácticamente los mismos en todos lados: mucha participación de mujeres en las bases y pocas en los cargos dirigenciales. Incluso hay cooperativas integradas prácticamente por mujeres, pero que tienen como presidente a un varón. Es algo que se repite en todos lados”.

“A diferencia de nuestro país donde hay un gran desarrollo del cooperativismo de servicios públicos, en el resto del mundo casi no hay experiencias similares”, destacó la representante argentina.  “Hemos visto muchas cooperativas de mujeres, de India, por ejemplo, vinculadas a la producción artesanal o al cooperativismo de trabajo. ¿Qué posibilita el Pacto? Permite poner el tema de la violencia de género en las agendas de los consejos de administración de las cooperativas. Además, permite generar vínculos con la comunidad, algo relacionado con la práctica de nuestros principios y valores”, concluyó Wild.

Fuente: www.elciudadanoweb.com