El gobierno de San Juan le está dando un fuerte impulso a la creación de cooperativas de trabajo

En la provincia de San Juan están avanzando con mucha fuerza las cooperativas de trabajo. Según los últimos datos oficiales, en dos años se armaron 105 grupos que buscan conformarse bajo esa figura. Algunas ya cuenta con sus matrículas y el resto está a la  espera de recibirlas.

De un tiempo a esta parte creció en San Juan el interés de la gente de asociarse con un fin único y trascendental: trabajar. Se trata de las personas que buscan formar cooperativas como una alternativa laboral que beneficia a un gran número familias. Entre el 2017 y el 2018 se conformaron 105 grupos precooperativos que están a la espera de la matrícula respectiva para echar a andar su trabajo. Así, se sumarán a las 375 cooperativas que hay en la provincia, incrementando en un 28% su cantidad.

Este crecimiento se comenzó a percibir desde el 2017, cuando el gobierno provincial puso en marcha un plan para fomentar el cooperativismo, y que incluyó desde un incentivo económico para estas organizaciones hasta la realización de la primera Expo Cooperativas.

“LOS SANJUANINOS COMPRENDEN QUE LAS COOPERATIVAS
SON UNA SOLUCIÓN PARA HACER FRENTE A LA CRISIS”

“Cada vez más sanjuaninos comprenden que las cooperativas son una solución eficiente para hacerle frente a la crisis. Sobre todo porque se trata de asociaciones integradas por personas que aunan sus capacidades y recursos para formar su propia empresa. Nos hemos propuesto difundir, fomentar y apoyar estas alternativas de trabajo para que el interés siga creciendo”, sostuvo Sandra Lirio, funcionaria de la Dirección Provincial de Cooperativas, dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano.

Agregó que en 2017 se conformaron 47 grupos precooperativos, integrados por 423 miembros. Mientras que en el 2018 fueron 58, con 560 miembros. Estos 105 grupos ya presentaron ante el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) toda la documentación requerida para estructurar una cooperativa, y esperan la habilitación correspondiente para poder comenzar a trabajar y gozar de algunos beneficios.

“Las cooperativas no cuentan con subsidios ni otro tipo de ayuda económica. El Estado Nacional les otorga todo el marco legal necesario para que puedan trabajar y comercializar su trabajo, y alguna exención tributaria. Ninguna cooperativa paga el impuesto a las Ganancias, por ejemplo, y ese ya es un gran beneficio. También pueden acceder a créditos con tasas subsidiadas”, explicó Lirio.

“DESDE EL GOBIERNO PROVINCIAL PUSIMOS EN MARCHA
UN PROGRAMA PARA ALENTAR EL COOPERATIVISMO”

La funcionaria también agregó que entre el 2017 y el 2018 fueron 16 las cooperativas provinciales que obtuvieron la aprobación para comenzar a funcionar, y dentro del rubro agroproductivo como el de prestación de servicios. “Creemos que, por la incertidumbre que hay en el país, este es el momento propicio para que la gente transforme su necesidad de trabajo en una acción concreta con los recursos con los que cuenta. Por eso desde el Gobierno provincial pusimos en marcha un programa para alentar el cooperativismo”, dijo Lirio.

Este programa no sólo incluye la información, capacitación y tramitación de la habilitación para las cooperativas en formación, sino también un incentivo económico para las que llevan años trabajando y que lograron sostener su actividad a través del tiempo. En este marco, en el 2017 el Gobierno puso en marcha el Programa Ainco (Programa de Asistencia e Incentivos a Cooperativas) con dos líneas de subsidios por un total de $3.000.000, una destinada a la regularización de deudas y otra, a la compra de maquinarias.

Con la primera línea se benefició a 32 cooperativas, con un monto de $1.450.000. Con la segunda fueron 33 las beneficiadas, con una inversión de $1.550.000. En tanto que en diciembre último se anunció la tercera línea de este programa de ayuda, destinado a beneficiar con $150.000 no reintegrables a cada cooperativa que adeude hasta dos balances.

A esta ayuda financiera hay que agregar la puesta en marcha de la oficina móvil de la Dirección Provincial de Cooperativas. Se trata de una movilidad con capacidad para 7 personas en la que un equipo de esta repartición recorrerá toda la provincia para fiscalizar las asambleas de las cooperativas, capacitar a los grupos precooperativistas y brindar asesoramiento jurídico, contable y administrativo a las mismas.

“Esta Oficina Móvil también nos facilitará el traslados a las escuelas de toda la provincia. Es que queremos comenzar a instalar en tema de las cooperativas entre los alumnos del secundario, fundamentalmente, para que conozcan el ABC de las mismas y para que las tengan en cuenta para su futuro laboral. También vamos a visitar a los chicos de las escuelas primarias con esta misma finalidad”, dijo la funcionaria.

Lirio agregó que en dos años, 16 cooperativas sanjuaninas obtuvieron la matrícula nacional para comenzar a trabajar. En el 2017 fueron 7 las que recibieron la habilitación desde INAES, mientras que el año pasado fueron 9 en total. Toda ellas están incluidas en las 375 registradas en la provincia actualmente.

ALGUNOS EJEMPLOS DE LA EVOLUCIÓN
DEL COOPERATIVISMO EN SAN JUAN

Cooperativa Colmenares del Tulum — Esta cooperativa apícola nació en el 2011, integrada por 26 socios, para dedicarse a la producción de productos primarios de colmena. Actualmente, según contó Marcelo Giordano, tiene dos marcas de miel propia, presta el servicio de polinización y vende insumos para el rubro en toda la provincia, desde trajes hasta ahumadores para trabajar con las colmenas. Tiene salas de extracción en San Martín y Pocito, con sistema de fraccionamiento. También instaló una derretidora de cera negra que permite transformarla en cera estampada, un insumo que se usa para acelerar el trabajo de las abejas.

Cooperativa Tambera La Rural — Esta cooperativa, que se dedica a la cría, reproducción y ordeñe de ganado vacuno para la producción de leche, comenzó a trabajar en el 2004, integrada por 13 socios, y logró mantenerse y crecer a lo largo de los años, según dijo Antonio Marques. En sus inicios producía 2.000 litros de leche diarios, ahora 8.000. Aparte de los 6 tambos que posee logró poner en marcha 2 plantas elaboradoras de quesos de diferente variedad, una en Caucete y otra en San Martín. Hace 8 años provee la leche para todas las escuelas estatales de la provincia. Actualmente cuenta con 60 empleados.

Cooperativa San Francisco — Es una cooperativa proveedora de servicios que el año pasado presentó la solicitud de habilitación en el INAES y que está a la espera de obtener la matrícula para comenzar a brindar el servicio de Internet en la provincia. Está conformada por 12 socios entre los que figuran especialistas en informática, comunicadores sociales, abogados y hasta psicólogos. Además de proveer Internet, ofrecerá también aplicaciones educativas. Rubén Paz, uno de los socios, dijo que la cooperativa ya figura en el directorio del INAES, por lo que calcula que dentro de poco recibirán la matrícula.