Impotencia y resignación: Este es en la actualidad el sentir de las cooperativas eléctricas argentinas

No hay duda de que el drama de los tarifazos ha pegado fuertemente en las cooperativas de electricidad de Argentina, muchas de las cuales prestan una variedad de servicios públicos que son esenciales para la población. Como consecuencia del incremento tarifario, las quejas comenzaron en los últimos meses y derivaron en pedidos de asambleas, imprevistas reuniones de furiosos asociados autoconvocados y fuertes expresiones de protesta con quema de neumáticos frente a las sedes de las cooperativas.

Pero al margen de esta tensa situación, ahora se empieza a vislumbrar una nueva arista del problema: atrasos en los pagos que, de extenderse, llevarán a que muchos asociados sufran el corte del servicio.

Pese a que las cooperativas no son las responsables de elaborar los cuadros tarifarios, varias entidades ubicadas en distintos puntos del país han sufrido manifestaciones y reclamos masivos de asociados en las últimas semanas. Concretamente, los asociados no entienden, o no quieren entender, que las entidades solidarias no son formadoras de precios.

Pero, en definitiva, las cooperativas son víctimas de las arremetidas de sus propios dueños, es decir, los asociados. Uno de esos casos se registró en la Cooperativa Eléctrica de Coronel Pringles, en cuya sede hubo ya dos marchas, la última con quema de neumáticos incluida.

Mirta Boccanera de Guarco, directiva de la entidad, aseguró que hasta el momento “no hay problemas graves con los pagos ni cortes del servicio”, pero reconoció que sí hay atrasos considerables y que, ante esta situación, la cooperativa optó por no presionar a los morosos.

“Recién este mes vamos a comenzar a distribuir avisos de corte, intimando a las personas que tengan un número considerable de facturas impagas. Dichos avisos, a raíz del aumento de tarifas, los habíamos suspendido”, aclaró la dirigente.

Esta situación se repite en la totalidad de las cooperativas que brindan servicios de electricidad, gas natural, agua potable y telefonía, las prestaciones más esenciales que utiliza la comunidad.

En muchos lugares, los directivos de las cooperativas expresan su temor de que con el transcurrir de los días se lleguen a producir episodios con cierta violencia, no solo contra los dirigentes de las entidades, sino también contra sus instalaciones. Sería lamentable que esto suceda.