Insólito: En Cooperar, han clausurado la incorporación de nuevas federaciones… ¿A qué se debe…?

Los datos de la realidad indican que los directivos de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) han dispuesto clausurar la incorporación de nuevas federaciones. Al parecer, Ariel Guarco ha decidido que con las entidades que actualmente están asociadas a la entidad de tercer grado, ya es suficiente. La primera pregunta que surge frente a esta situación es: ¿La democracia cooperativa dónde está…? ¿Dónde quedó el concepto de libre adhesión?

No se sabe aún con certeza si se trata de una decisión personal de Guarco o si el Consejo de Administración fue quien tomó la decisión de cerrar las puertas de Cooperar e impedir el ingreso de nuevas federaciones… Una actitud de semejante sentido antidemocrático no nos parece que haya sido adoptada por la totalidad de los componentes del órgano de conducción.

Este rechazo de ingreso suena más a una actitud personal de Guarco que a una decisión colectiva. Guarco tiene razones para impedir el acceso de Fecooser, debido a que el presidente de esa entidad de segundo grado le ha formulado algunas críticas. Pero no creemos que el resto de los miembros del Consejo de Administración de Cooperar compartan la decisión de no aceptar una nueva federación.

Lo que hasta el momento se sabe es que Cooperar rechazó el ingreso de Fecooser. Pero sucede que transcurrido cierto tiempo, esa decisión no ha sido comunicada a la entidad afectada. Se supone que la medida no es comunicada a Fecooser, porque Cooperar no tiene elementos para argumentar el rechazo…

Guarco seguramente debe haber tomado esa decisión para evitar escuchar críticas dentro de su propia institución. Pero con esa actitud no está haciendo otra cosa que cercenar la democracia cooperativa. Si Guarco recibe críticas dentro de su órgano de conducción, esos cuestionamientos deben ser tratados por todos sus componentes y tomar una decisión al respecto.

Pero cerrar las puertas al ingreso de una nueva entidad, está muy lejos de ser una actitud netamente cooperativa. Más bien, se asemeja a la actitud de un dictador que no admite críticas ni entidades que lo cuestionen… Finalmente, si la decisión de no aceptar la incorporación de una nueva federación ha sido adoptada por la totalidad de los miembros del Consejo de Administración, entonces estaremos frente a una actitud institucional que merece ser revisada…