“Con la basura, hay que invertir y actuar ya”, dicen desde la Federación de Cooperativas de Reciclado

El tesorero de la flamante Federación de Cooperativas Argentinas de Reciclado Autogestionadas (Fecara), Julio “Kike” Rojas, advirtió sobre el problema de la basura y el reciclaje en la Argentina: “No hay más tiempo para equivocarse. El Estado ha invertido mucho y mal, y los avances son pocos. Tenemos organizaciones exitosas con décadas de trabajo, pero no confían en nosotros, sólo nos hablan de planes sociales”.

Además, Rojas, quien ejerce la vicepresidencia de la Cámara de Productores de la Economía Popular (CAPEP), destacó que “las cooperativas de reciclaje agrupadas en nuestra federación estamos para hablar de comercialización y plan de negocios como en cualquier empresa. La única diferencia es que repartimos ganancias, nuestros excedentes, de otra manera”.

En referencia a los problemas con el Estado, Rojas agregó: “Ya no hay tiempo para que un funcionario diga que lo nuestro es nuevo. Este sector existe hace mucho tiempo. Hay gente con mucha experiencia exitosa para contarles como Cristina (Lescano) de El Ceibo, eso hablamos con los funcionarios. Nosotros podemos decirles que ‘Por acá sí o no’, muchas veces se sorprenden o es como que descubren algo nuevo. Nos queda la mitad de este mandato de Alberto Fernández, y es poco, no hay más para desperdiciar. Acá también hay que responsabilizar a los errores de otros dos actores: las empresas y los municipios”.

Rojas proviene de la Cooperativa Duilio, de Lezama, provincia de Buenos Aires, y revaloriza su modelo para el aporte a la experiencia de la federación: “Nuestra cooperativa es ejemplo de progreso. Es un proyecto que sobrevivió del basural hasta lo que somos hoy: el tercer empleador del pueblo y sin absolutamente ninguna ayuda estatal, sin planes ni subsidios. Y sin embargo tenemos una estructura enorme para lo que es Lezama”.

Seguidamente, expresó que “tenemos el sistema de puntos limpios que son canastos propios, fabricados por nosotros, puestos en esquinas y otros lugares. Además manejamos la planta municipal por un concurso que ganamos pero sin paga, y administramos canastos cada cuatro o cinco manzanas, hacemos fuerte recolección puerta a puerta acordada con el vecino que aporta 100 pesos al mes con un número de asociado, y capacitamos en el proceso de separación”.

La autoridad de FECARA subrayó el origen de la experiencia y la decisión de federarse: “Si bien somos una organización nueva, reunimos a cooperativas que tienen más de 20 años, como El Ceibo. Lo hacemos ahora porque vemos con preocupación que no se avanza, muchos siguen cartoneando con carros, y en nuestras cooperativas eso ya no pasa. Somos empresas sociales y queremos exportar el modelo”.

Además, resaltó que si bien hoy en día hay siete cooperativas agrupadas en la comisión directiva, “hay contactos con entidades de todo el país y apenas tengamos la matrícula oficial, vamos a salir a asociar fuertemente. No estamos en contra de nadie sino a favor de organizarnos. Cuando estemos habilitados vamos a hacer un lanzamiento de carácter latinoamericano”.