La CNCT y su constante incursión en la política partidaria: ¿No tendría que modificar su figura jurídica?

La Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) viene demostrando, desde hace varios años, que la imagen que más la caracteriza es su actividad política partidaria, más que la acción cooperativa propiamente dicha. En todo hecho político importante, donde el kirchnerismo esté involucrado, allí aparece la CNCT con sus pancartas y banderas identificatorias.

Una movilización importante que motorizó esta organización política, así hay que llamarla, fue en oportunidad de la llegada a Mar del Plata de la Fragata Libertad, luego de que estuvo retenida largo tiempo en Ghana, Africa. En ese acto estuvo la entonces presidente Cristina Fernandez viuda de Kirchner y allí la CNCT efectuó una considerable movilización de gente, utilizando fondos de los subsidios que le proveía el INAES.

En toda protesta importante, frente al Congreso de la Nación o la Casa Rosada, allí está la CNCT presente. Concretamente, esta entidad está utilizando al cooperativismo como plataforma para desarrollar su acción política partidaria.  Es indudable que la gente que se agrupa allí está olvidando los principios y valores que rigen en este movimiento de la economía social.

El último pronunciamiento político es el que se puede apreciar en este artículo, asumiendo la defensa de la cuestionada e imputada procuradora Gils Carbó. No es esta la primera referencia que efectúa este medio de difusión sobre la actividad política partidaria de esta entidad. En reiteradas oportunidades “Prensa Cooperativa” ha señalado sus frecuentes incursiones en terrenos alejados del cooperativismo.

La CNCT tendría que modificar su figura jurídica y encuadrarse como una auténtica organización política. Si no desea perder su sigla identificatoria, bien podría denominarse Confederación Nacional Cristinista de Trabajadores (CNCT). Es solo una sugerencia.