La Cooperativa Agraria de Tres Arroyos celebró, con trabajo a pleno, sus 88 años de vida institucional

La Cooperativa Agraria de Tres Arroyos acaba de cumplir 88 años de vida institucional y poder sumar un año más a su rica trayectoria, es una de las mayores fortalezas que tiene para exponer la entidad. “La gran virtud de la CATA es haber sabido evolucionar. Porque como todas las empresas del país, en todos estos años ha tenido sus altibajos, pero en esta última etapa supo hacer las reformas continuas para mantenerse y crecer”, indicó Pablo Vassolo (foto), presidente de la entidad desde 2009.

“Cuando hablo de evolucionar hablo de inversión económica, de formación del personal, de planificación. La evolución es todo, es lograr seguir siendo competitivos”, agregó. “Hoy son más de 100 personas las que conforman un gran equipo de trabajo y que tienen como objetivo brindar cada vez mejores servicios”, completó.

Este nuevo aniversario se da en un año atravesado por la particularidad de la pandemia, que si bien no afectó el movimiento habitual de la cooperativa porque el campo nunca se detuvo, sí obligó a cambios en la forma de trabajar. “Para la cooperativa fue un semestre con la misma actividad pero llevada a cabo de manera distinta. La adopción de tecnología, que ya estaba disponible de antes pero que el Covid-19 hizo que se acelerara su uso, fue muy buena en nuestro caso e hizo que se siguiera trabajando sin mayores inconvenientes”, manifestó Vassolo.

Eso impactó tanto en el desenvolvimiento de las tareas administrativas, como en las reuniones del consejo de administración, que vienen realizando por Zoom. “Fue un cambio para todos. Pero creo que ha sido un cambio para bien, lo que se ha avanzado en tecnología es tremendo”.

En lo que respecta al movimiento comercial de la cooperativa, Vassolo explicó que a nivel productivo “tuvimos una cosecha gruesa en la que a todos nos faltaron 1000 kilos de soja. Y ese faltante se va a ver a la hora de comprar los insumos para sembrar la próxima gruesa. Tendremos un mayor pedido de recursos por parte del asociado”.

Y obviamente, que para asistir a sus asociados está la cooperativa. “Nosotros vivimos del servicio que brindamos. Somos una empresa de servicios en realidad, entonces tenemos que aggiornarnos permanentemente para mantenernos competitivos y no quedar fuera del juego”, explicó Vassolo.

En este sentido, el presidente comentó que la entidad “continuamente está invirtiendo y tratando de mejorar la logística año a año”.
 
El 31 de julio de 1932, en plena crisis económica mundial, surgió la primera cooperativa netamente agropecuaria asentada en la ciudad cabecera del distrito. Lo hizo, como otras que ya actuaban en localidades del partido, con el apoyo de la Asociación de Cooperativas Argentinas y de La Previsión Cooperativa de Seguros.

Se llamó la flamante entidad Cooperativa Granjera de Tres Arroyos, porque ese era su objetivo primordial: agrupar exclusivamente a los granjeros, impulsando su muy modesta actividad, tanto que algunos de los recuerdos iniciales habla de cómo a veces se entregaba media docena de huevos a muchas cuadras de la sede de la cooperativa, dentro de su empeñosa gestión.

El primer presidente fue Juan Bautista Etcheverry, quien se alejaría del cargo en noviembre de ese mismo año, asumiendo el vicepresidente, David Levitus. La contribución, especialmente anímica, de un grupo de cooperativistas de Tres Arroyos, hizo que se revirtieran las cosas y la comercialización de granos fue el camino elegido para nivelar el muy humilde presupuesto inicial.

Nadie pensaría seguramente en ese momento, que la entidad llegaría a comercializar 540.000 toneladas de granos, el mayor volumen dentro de la Asociación de Cooperativas Argentinas, en el ejercicio cerrado en 1998.