La Cooperativa “Enhebrando Metas”, de Santa Fe, inauguró su primera sucursal en la localidad de Lanteri

Con la presencia del presidente del INAES, doctor Marcelo Collomb, y la directora del organismo, doctora Astrid Hummel, quedó oficialmente inaugurada en la provincia de Santa Fe  la sucursal Lanteri de la Cooperativa de Trabajo de Confección Textil Enhebrando Metas Limitada.

El acontecimiento constituyó una fiesta para toda la comunidad. El presidente comunal, Víctor “Pipo” García, destacó que se les da trabajo directo a 28 personas de la localidad, más Las Garzas y Chanourdié.  Se producen desde ese lugar 1.500 remeras por día y la idea es ir consolidando la apuesta, para sumar más personal en lo sucesivo.

La cooperativa compró 236 máquinas industriales overlocks, rectas y collaretas de ultima generación automatizadas, que generan 100 puestos de trabajo, con un subsidio que le entregó el INAES de más de 4 millones de pesos. Hasta el momento llegaron 100 máquinas, de las cuales 60 se instalaron en la sede que se inauguró en la localidad de Lanteri y 40 en la sede central de Avellaneda.

La Cooperativa de Trabajo de Confección Textil Enhebrando Metas Limitada es una experiencia emplazada en la zona industrial de Avellaneda (Santa Fe) y recibe personas de Avellaneda, Reconquista (y área metropolitana) y Lanteri. Emplea a más de un centenar de personas entre quienes realizan trabajos de producción de confección de prendas y quienes desarrollan la faz administrativa. La entidad cooperativista, además de agregar valor a la cadena local del algodón, es un emprendimiento que cumple un fuerte rol social.

Su misión principal es la INTEGRACIÓN al sistema mediante un trabajo digno de personas que no tienen otras oportunidades, ya sea por su condición social, su baja calificación educativa u otras variables que dificultan su inserción en el mercado laboral. Actualmente “Enhebrando Metas” cuenta con 115 asociados — en su mayoría mujeres de escasos recursos — quienes han podido mejorar sustancialmente su calidad de vida a partir de esta actividad, convirtiéndose en un proyecto social de gran impacto.

En relación a las necesidades de las madres que integran “Enhebrando Metas” (teniendo en cuenta que el 95% de sus asociados son mujeres), se conformó la Cooperativa de Niñeras “Había una vez” para niños de 45 días a 4 años, emprendimiento llevado a cabo por un grupo independiente de maestras jardinera que funciona en el horario de trabajo de sus madres. Estas son iniciativas que se generan alrededor de necesidades reales e importantes, que deben ser atendidas y apoyadas como “facilitadoras” de los procesos de inserción en el trabajo.

La Cooperativa es un ejemplo local de “empresa social-productiva”, lo que motiva a romper con paradigmas relacionados con la modalidad de empresa convencional  incentivando la creación de modelos de negocios que tengan como punto de partida una actividad industrial que paralelamente atienda las necesidades sociales del entorno y trabaje en red con otras organizaciones.

La gran fortaleza de Enhebrando Metas es el agregado de valor social que realiza hacia la comunidad, siendo reconocida en la región como último eslabón de la cadena algodonera, blanqueando un trabajo que en nuestro país está teñido por la informalidad.

La cooperativa aplicó el Programa “Compromiso Social Compartido para Empresas de Indumentaria” que corrobora la ausencia de trabajo infantil, ausencia de trabajo forzado, trabajo registrado y adecuadas condiciones de higiene y seguridad.