La cooperativa neozelandesa Fonterra avanza hacia la concreción de un acuerdo con la láctea SanCor

La situación de la cooperativa láctea SanCor quedaría definida en el transcurso del mes de agosto. Según trascendió en fuentes allegadas a la entidad, las conversaciones más avanzadas están llevándose a cabo con la cooperativa neozelandesa Fonterra. Están tan avanzadas, que la entidad extranjera ya tiene auditores trabajando en Buenos Aires, en el análisis de los números de SanCor.

La láctea mexicana Lala, la número uno en Centroamérica con 163 centros de producción y distribución, y la francesa Lactalis, otra reina del sector, que factura US$ 20.000 millones, están hoy en un segundo plano y algunas fuentes descartan definitivamente la posibilidad de que puedan llegar a acuerdo alguno con SanCor.

Los propios directivos de Fonterra formularon declaraciones en Nueva Zelanda sobre las negociaciones que llevan a cabo en Buenos Aires, señalando que las conversaciones están muy avanzadas.

SanCor está operando a casi un cuarto de su capacidad en sus 16 plantas y se considera que la venta de la láctea puede ser difícil porque los interesados en comprar la cooperativa buscarán cambios a los acuerdos laborales con los sindicatos.

Mientras tanto, los directivos de SanCor están a la espera de que el gobierno argentino les transfiera los 250 millones de pesos que restan del acuerdo de 450 millones. Pero en fuentes gubernamentales trascendió que hasta que no estén dadas las condiciones de que la cooperativa vuelva a funcionar al 100 por ciento, esos fondos no serán transferidos.