Las cooperativas eléctricas de Misiones se encuentran en situación económico-financiera asfixiante


Las cooperativas eléctricas de la provincia de Misiones se encuentran actualmente en una situación económico-financiera asfixiante. Y esto surge del hecho de no saber como afrontarán el pago de las abultadas facturas que han recibido por parte de la empresa mayorista EMSA. Algunas están juntando todos sus recursos para hacer frente a este compromiso y otras optarán por utilizar sus reservas.

Pero la gran incertidumbre gira en torno de cómo van a afrontar los pagos de los próximos meses.
Directivos de algunas cooperativas deslizaron que una de las posibilidades sería lograr una mejora en el Valor Agregado de Distribución (VAD). Pero pusieron especial énfasis en puntualizar que es necesario que se llegue a un punto de equilibrio entre la Nación, la Provincia y los usuarios.

Una muestra de cómo se incrementan los costos lo brinda la Cooperativa Eléctrica de Leandro N. Alem (CELA), que debe abonar a la empresa provincial 24 millones de pesos. El mes anterior el valor había sido de 22 millones. En 2017, la entidad pagaba $ 4,4 millones, en igual período y similar consumo.

El tema es motivo de profunda preocupación por parte de la Federación de Cooperativas Eléctricas de Misiones Limitada (FECEM), cuyo presidente, Angel Kusuka, puntualizó que “la situación económica es muy compleja. Las cooperativas se encuentran con serios inconvenientes, porque no se trata sólo de un problema financiero, sino también económico. Eso se debe al elevado costo que tiene la compra de energía”.

El dirigente cooperativista explicó que entre el 75 y el 80 por ciento de los ingresos de una entidad de este tipo son destinados al pago de la materia prima y el resto se distribuye entre salarios, reparaciones y compra de insumos.

Asimismo, Kusuka manifestó que “hay cooperativas que están usando sus reservas para pagar las cuentas, a efectos de mantenerse al día con EMSA. El problema está en las que no cuentan con ahorros y la única opción que tienen es endeudarse”.

De esta manera, apuntó que una ayuda para seguir subsistiendo, sería a partir de la mejora del VAD. “Habría que aumentar un poco pero eso impactaría en las boletas de los usuarios. De igual manera, no estaríamos hablando de porcentajes altos como lo hace Nación”.

En este sentido coincidió el presidente de la CELA, Juan Carlos Jungengel, quien expuso que “la mejora del VAD sería ideal. Lo que pasa es que de mejorarse dicho valor, eso se dispararía a la boleta del socio”. Reconoció que “este mes se nos complicará bastante abonar los 24 millones de pesos. Se debe tener en cuenta que todavía no subió la energía, sino que sólo hubo más consumo”.

A la vez, remarcó que “así como estamos el panorama es malo. Esperemos que desde Nación razonen, porque el único que termina perdiendo es el usuario” y subrayó que “debe haber un equilibrio entre Nación, Provincia y los socios. Para eso el gobierno nacional debe analizar los costos de la energía y la realidad de los usuarios”.

Este último mes los cooperativistas notaron que hubo un aumento en la morosidad, por parte, de los socios. “A los vecinos les costó pagar la boleta y eso fue porque hubo una quita del subsidio nacional”, dijo Jungengel.