Los integrantes de la Cooperativa de Trabajo Safra Limitada luchan por la permanencia de su fuente laboral

La Cooperativa de Trabajo Safra Limitada es una empresa recuperada en el año 2010, ubicada en Berazategui, provincia de Buenos Aires, que se dedica a la fabricación y envasado de productos del sector alimentario. Los trabajadores recuperaron la empresa Aachen SACI, fabricante de la línea de productos Caldiet, que había sido quebrada deliberadamente por quienes fueron sus propietarios.

“Los cooperativistas — expresan en su página web — nos hicimos cargo de la gestión integral de la compañia y con un camino desconocido por recorrer, logramos instituir una política de gestión que al día de hoy consolida una actividad industrial sólida en todos sus aspectos”.

Durante 10 años de intenso esfuerzo, se consolidó la Cooperativa de Trabajo Safra, que logró reflotar la actividad y continuó elaborando productos alimenticios, caldos, sopas y polvos para preparar salsas. La cooperativa de trabajo está constituida por 20 miembros en planta permanente, generando también más de 30 puestos de trabajo de manera indirecta.

De esta manera, se convirtió en otro símbolo de la lucha de trabajadores que aspiran a salvar y mantener sus puestos de trabajo: una nueva empresa recuperada por sus propios trabajadores.

Sin embargo, la administración nunca pudo solucionar la relación de la empresa con los acreedores previos a la quiebra, por lo que recientemente la jueza Maria Cristina O’Reilly, que atiende la causa de quiebra, se encuentra evaluando un pedido de subasta de los bienes de la quebrada Aachen para saldar las deudas, sumado también a la solicitud del desalojo de los trabajadores para realizar el remate sin incidentes.

“Queremos defender nuestro puesto de trabajo, después de 10 años hemos levantado una empresa quebrada, no es que se juntaron un par de amigos a ver en que podíamos invertir, empezamos con una deuda y levantamos todo el negocio”, aseguró la presidenta de la cooperativa, Graciela Ávalos, y agregó que los acreedores piden la subasta porque “es más facil rematar y llevarse la deuda, que pensar en las familias que dependen de este trabajo”.

La semana pasada, la vicepresidenta de la cooperativa, Marisol Merquel, envió a la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires un proyecto de ley para suspender por 180 días las acciones judiciales que tengan por objeto ordenar o ejecutar el desalojo de la misma. “Ya tuvo media sanción en la cámara baja, solo resta que el Senado lo apruebe, pero nosotros tuvimos que hacer el esfuerzo de fundar la cooperativa y llevar una empresa adelante sin tener mucho conocimiento”, explicó Ávalos.

Solo quedará ver si la Cámara Alta de la provincia aprobará el proyecto para permitir que de una vez por todas, los trabajadores de Safra, den vuelta la hoja y finalmente puedan enfocarse en continuar haciendo crecer su cooperativa.