Es evidente que el gobierno nacional no está dispuesto a otorgar licencias de TV a cooperativas de servicios públicos


Los cooperativistas que reclamaron ante el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) por los retrasos en el otorgamiento de licencias de televisión a más de treinta entidades de todo el país, salieron de la reunión con los funcionarios con las manos casi vacías.

Es evidente que el gobierno nacional no tiene intención de otorgar licencias de televisión a las cooperativas de servicios públicos. Buena parte de los expedientes están en poder de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), con todos los plazos que el mismo Estado estipuló ampliamente vencidos.

En efecto, los dirigentes que plantearon el reclamo lograron que el Enacom sólo se comprometiera a dar –sin fecha precisa– un informe de cada uno de los expedientes que están en sus manos, mientras que ahora los cooperativistas iniciarán reclamos en la CNDC, donde entre otros descansa desde noviembre pasado el expediente que tramita la Cooperativa de Servicios Públicos de General Acha, de la provincia de La Pampa, que es deliberadamente demorado sin justificación alguna.

Los miembros de Colsecor, que representa a más una veintena de cooperativas de Córdoba, lograron una reunión en representación de las cooperativas afectadas pero fueron recibidos por segundas líneas del organismo nacional, ya que no se hizo presente la titular, la ex diputada de la UCR Silvana Giúdice.

Ante el reclamo concreto por la demora de la resolución de los expedientes, argumentaron que una buena parte de los mismos están en Defensa de la Competencia, mientras que en los casos que están en poder del Enacom se comprometieron a dar un informe detallado del avance y los faltantes en cada caso para que cada cooperativa pueda presentar la documentación respectiva.

Además aclararon que en el caso de los que se encuentran en la otra dependencia nacional, nada pueden hacer desde el punto de vista institucional y sólo deben aguardar que ese organismo haga su trabajo y se expida.

Tras los resultados de la reunión la desazón caló hondo en los dirigentes cooperativistas que, sin embargo ya planifican nuevos pasos. La ofensiva será ahora sobre la CNDC que, igual que el propio Enacom, tiene los plazos superados respecto de las normativas que ellos mismos se han dado para tramitar cualquier situación.

Sin embargo, las contradicciones abundan. Sólo para tomar un caso a modo de ejemplo, es preciso recordar que Cosega, de General Acha, tiene un trámite que ya en agosto pasado había superado todas las instancias, incluido el dictamen favorable de Defensa de la Competencia, por lo que estaba a la firma. Pero no se firmó. Estas actitudes fueron interpretadas en el cooperativismo como claramente dilatorias y ex profeso entre estos organismos, que sin problemas violan sus propias disposiciones.

“En el caso de las tres cooperativas pampeanas que esperan la licencia, las más avanzadas en el trámite, resulta más que obvio que el macrismo defiende al sector privado, al monopolio que hoy en General Acha, Macachín y Guatraché hace lo que quiere con la calidad y el precio que le pone al servicio”, señalan contundente desde las cooperativas..

Recorrido kafkiano
La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, cuyo dictamen es parte de los requisitos para el otorgamiento de una licencia en comunicaciones, en este caso el servicio de televisión paga a través de un servicio de cable, funciona en el organigrama del Ministerio de Producción y Trabajo.

Dante Sica es el titular del área, y la Comisión es presidida por Esteban Manuel Greco, a quienes secundan cuatro vocales. Esas cinco personas forman la conducción del organismo de acuerdo al sitio web oficial, que detalla los objetivos y las áreas en las que entiende.

Este organismo, como otros, tiene en algunos casos flamantes reglamentaciones internas que le marcan los tiempos máximos en que pueden extenderse para analizar y dictaminar en cada caso y expediente. En el caso concreto de la cooperativa Cosega, desde noviembre a la fecha ya han transcurrido los 90 días disponibles.

El propio Enacom ha dictado, sobre fin de año, una norma interna por la que los nuevos trámites de licencias de comunicaciones tendrán 90 días para ser terminados. Una vez cumplido ese plazo, dice la norma, los interesados podrán empezar a prestar el servicio que pretenden con el sólo requisito de comunicarlo al organismo. Nada dicen de los trámites ya iniciados, en algunos casos cercanos a los dos años, que por tratarse de emprendimientos cooperativos son objeto de un trato diferente y naturalmente por el costado de las reglas.