“Nos asiste el derecho, nos asiste el marco constitucional”, afirman las confederaciones de la economía social

La Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) y la Confederación Argentina de Cooperativas de Trabajo (Conarcoop), las cuatro entidades de tercer grado más representativas del mutualismo y del cooperativismo de Argentina, convocaron a una conferencia de prensa para ratificar su categórico rechazo y la eliminación de los artículos 23 y 24 del proyecto de reforma tributaria que impulsa el gobierno nacional.

Los directivos de las confederaciones hicieron referencia a fundamentos jurídicos de inconstitucionalidad y adelantaron que “el gravamen, de ser sancionado por el Congreso Nacional, será objetado por vía judicial, lo cual se suma al impacto social que tendrá en cientos de comunidades de todo el país. Consideramos esto de una extrema gravedad, además de un retroceso. El daño va a ser irreparable”.

El encuentro con los medios de difusión se realizó en la sede de Cooperar, en Buenos Aires.  Los voceros fueron Alejandro Russo, de la Confederación Argentina de Mutualidades; Ariel Guarco, de la Confederación Cooperativa de la República Argentina; Carlos Iannizotto, de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria, y Cristian Horton, de la Confederación de Trabajadores Cooperativos.

El primero en tomar la palabra fue Ariel Guarco, indicando que “los 14 millones de personas que elegimos esta manera de organizarnos, queremos expresar todo nuestro potencial de la mano de un Estado que comprenda que representamos una forma jurídica diferente, que merece un tratamiento fiscal diferente. Esperemos que esto sea comprendido por los legisladores”.

Guarco, quien además preside la Alianza Cooperativa Internacional, expresó que existe “un alto nivel de preocupación a nivel nacional, pero también a nivel continental y global por esta reforma tributaria que no reconoce la naturaleza jurídica de cooperativas y mutuales” y anticipó que en estas horas será elevado a los diputados un comunicado de Cooperativas de las Américas, organismo que representa al sector en todo el continente.

Además, citó recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Unesco, donde se pide a los gobiernos dar un tratamiento normativo adecuado a este tipo de entidades por su “construcción de comunidades a través de intereses y valores compartidos, creando soluciones innovadoras a los problemas sociales, generando empleo y ayudando a las personas a construir proyectos”.

Luego pasó el micrófono a Alejandro Russo, quien manifestó que esta reforma tributaria “es un impacto al corazón de la economía solidaria”, ya que estas entidades se tornan inviables si deben empezar a tributar ganancias que en realidad no tienen. También precisó que hay 5 millones de personas mutualizadas a través de 4920 entidades en todo el país, y que la ley establece que son entidades sin fines de lucro.  Finalmente, Russo enfatizó: “Nos asiste el derecho, nos asiste el marco constitucional”

En tanto Coninagro, que nuclea a las cooperativas agropecuarias, no se verá afectado en primera instancia pero su presidente, Carlos Iannizotto, coincidió en que estos artículos de la reforma tributaria “pegan de lleno en la esencia del cooperativismo”.

“Con este impuesto se desnaturaliza el vínculo solidario que lleva a unirse a los pequeños y medianos productores para lograr un mejor producto y brindar alimentos más baratos a la comunidad. No formamos cooperativas para tener ganancias”, recordó el dirigente.

Concretamente, las cooperativas agropecuarias o de otras ramas de actividad podrían sufrir el mismo impacto que ahora tendrán las del sector financiero y de seguros si la AFIP considera que los créditos productivos que dan a los asociados son susceptibles de ser gravados.

En una situación similar se encuentran las empresas gestionadas por sus trabajadores. “En nuestro pueblos nos podemos financiar gracias a las mutuales o cooperativas de crédito, al igual que lo hacen los clubes y muchas veces hasta los trabajadores municipales cobran sus salarios de esta manera”, subrayó Horton.

Para cerrar, el especialista en derecho cooperativo y mutual, doctor Dante Cracogna, uno de los redactores de la actual Ley de Cooperativas, cuestionó que el Poder Ejecutivo no dio “motivos explícitos por los que modifica el tratamiento tributario de cooperativas y mutuales” y consideró que “los ingresos fiscalmente han de ser poco representativos, pero implican una actitud gubernamental que desconoce la naturaleza del sector solidario de la economía nacional”.

“Estamos desconcertados. Esto contraría una larguísima tradición de tratamiento fiscal a este sector, que no es un tratamiento de privilegio sino diferenciado porque son entidades de naturaleza diferente. Lo que las cooperativas devuelven a sus socios es lo que han pagado de más por los servicios realizados y las mutuales de ninguna manera devuelven a sus asociados excedentes o retornos que puedan ser considerados como ganancias”, explicó el profesional.

Los presidentes de las cuatro confederaciones reunidas, adelantaron que el gravamen, de ser sancionado por el Congreso Nacional, será objetado por vía judicial, lo cual se suma al impacto social que tendrá en cientos de comunidades de todo el país. “Están haciendo un mal negocio, buscan recaudar a corto plazo pero los problemas sociales que eso genere va a caer sobre sus espaldas”.

Asimismo, se anunció que el próximo lunes 18, las mutuales de Córdoba y Santa Fe se manifestarán en las plazas de 600 localidades.