Nuevo Amanecer vendió 3.500 litros de leche y 1.200 yogur en un día, a través de la Tarjeta Alimentar

La Cooperativa de Trabajo Nuevo Amanecer, asentada en la ciudad de Mar del Plata, le está devolviendo en forma de calidad y buenos precios los gestos que tuvieron vecinos de Mar del Plata y Tandil con los trabajadores que estaban recuperando la empresa láctea tras la quiebra patronal.

Gracias a la tarjeta Alimentar, que llegó a Mar del Plata la semana pasada y vio interrumpida su entrega por los cuidados frente a la pandemia del Coronavirus, Nuevo Amanecer vendió 3500 litros de leche y 1200 de yogur en un día.

La tarjeta Alimentar se entrega a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo para la compra de comida. “El público adquiere lo fundamental, es decir, los alimentos de primera necesidad. Vienen a la cooperativa y se van con las bolsas llenas de leche”, sintetizó Fabio Pandiani (foto), presidente de la cooperativa láctea”.

José Miranda, asociado a la cooperativa, contó: “Esto es muy positivo para nuestra cooperativa y para el público. Cuando este gobierno asumió lo llamó a Fabio Pandiani, presidente de Nuevo Amanecer, y a otras cooperativas, para que seamos proveedores del Estado”.

Al referirse a las utilidades que obtiene la cooperativa, el mencionado asociado señaló que “no es muy amplio, pero de todas maneras nos permite cumplir con nuestro objetivo, que es generar puestos de trabajo y sostener la calidad y precios de nuestros productos”.

Durante la recuperación, la planta que la cooperativa tiene en Mar del Plata, que produce leche envasada, crema, postres y flanes, no estuvo mucho tiempo paralizada, pero sí con poca producción. La de Tandil, en cambio, estuvo un año y medio sin producir, hasta que siete trabajadores la pusieron en marcha.

La Cooperativa de Trabajo Nuevo Amanecer cuenta actualmente con 120 asociados, todos ellos fueron ex empleados de la ex empresa Amanecer. Cabe consignar que dicha empresa fue abandonada en 2012 por sus dueños, con deudas a proveedores y a sus trabajadores. Fueron estos quienes la recuperaron e inmediatamente constituyeron la cooperativa, que obtuvo su matrícula al año siguiente.