Repercuten aún en el mundo los conceptos formulados por Joseph Stiglitz, acerca del cooperativismo

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, ha expresado que “las cooperativas son el modelo empresaria del futuro”, por cuanto está plenamente convencido de que estas empresas de la economía social «pueden enfrentarse mejor a los riesgos que se presentan en esta coyuntura”.

Estos conceptos los pronunció durante su intervención en la Tercera Cumbre de Cooperativas celebrada en Quebec (Canadá), donde aseguró que en la próxima década las cooperativas serán «la única alternativa al modelo económico fundado en el egoísmo y que fomenta las desigualdades», en el ámbito de la globalización y la economía de libre mercado.

La economía se rige actualmente por parámetros de mercados globales con un alto grado de competitividad y en el que actúan diferentes modelos de empresas. Ante este panorama, el economista Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001, asegura que «las cooperativas son el modelo que mejor puede enfrentar los riesgos de una economía que será cada vez más volátil».

En este sentido, se refirió a las políticas económicas de Estados Unidos, remarcando que «las medidas que se han tomado no sólo han aumentado la desigualdad, sino también han provocado una desaceleración del crecimiento, con más inestabilidad y un deterioro del desempeño económico».

Como ejemplo de que la economía social basada en la solidaridad y la cooperación es el modelo más adecuado para el futuro, Stiglitz habló de las universidades «sin ánimo de lucro», considerándolas como «las instituciones educativas de nivel superior más competentes de Estados Unidos», en contraposición con aquellas que solo persiguen el beneficio económico.

Otra de las intervenciones destacadas de la Cumbre fue la del economista Jeremy Rifkin, quien aseguró que las cooperativas deben seguir una línea de desarrollo horizontal, debido a que el crecimiento de la economía mundial será más lento en los próximos 20 años.

Rifkin instó a los cooperativistas a aprovechar el potencial que ofrece internet y la llamada ‘sociedad de coste cero’, con la interacción de diferentes dispositivos y aplicaciones virtuales, alimentadas con nuevas energías sostenibles, como la solar.

Además, resaltó el papel fundamental de las nuevas generaciones en la economía mundial, ya que «su conciencia está cambiando, frente a la libertad, al poder y a la pertenencia comunitaria».