El seminario de FACE cerró con los objetivos de Política Energética del sector para 2021

Con la participación del secretario de Energía de la Nación, Darío Martinez, y el subsecretario, Federico Basualdo, concluyó el seminario de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad (FACE) realizado en el ámbito de la ExpoTécnica 2020. En este encuentro se conectaron virtualmente unas 1.200 personas.

En el panel de Política Energética, se valoró el crecimiento de las cooperativas en la prestación de servicios. El mismo estuvo conformado por Darío Martínez, Secretario de Energía de la Nación; José Bernardo Álvarez, presidente de FACE; Luis Castillo, presidente de CONAICE; Carlos Ciapponi, presidente de la CALF, y el Subsecretario de Energía de la Nación, Federico Basualdo.

Durante el desarrollo del encuentro se adelantaron los conceptos fundantes de un documento que propondrá FACE al sector cooperativo eléctrico donde se expondrá el diagnóstico y las salidas del cuello de botella financiero en que se encuentra el sistema eléctrico argentino.

El eje de pensamiento político de FACE apunta hacia la diferenciación entre la necesidad y la demanda de un servicio público, en este caso el eléctrico. En este sentido, en el seminario se puntualizaron los siguientes aspectos:

“La determinación responsable de precios, no solo debe brindar claridad, confianza y una rentabilidad razonable a las empresas de la cadena generación, transporte y distribución, sino que también debe llegarle al usuario a un precio compatible con su derecho humano al acceso de un servicio público. La diferencia de costos entre estas dos posiciones la debe zanjar el Estado, ocupándose de reducir esa brecha.

“Ya no se puede considerar a toda la necesidad de la energía como demanda, por lo tanto, se debe separar aquella necesidad de energía que no puede ser satisfecha mediante la adquisición del bien, previo pago de un precio para lograr de esta forma una determinación adecuada de subsidios y su eficiente asignación a quienes los requieren, de forma tal de asegurar el derecho a la energía de aquellos que no pueden pagarla.

“La demanda, que es la porción que puede pagar la energía, debe hacerlo, a precios justos y razonables tal como establece la ley. Esta separación del mercado permitirá la asignación de recursos a la tarifa social.

“Una apreciación particular, se debe tener en cuenta para el cálculo de las tarifas que se aplican a la demanda que puede pagar, ya que el precio debe ser convalidado por la capacidad de pago de los clientes y es acá donde hay que ingresar en las particularidades de la emergencia.

“Lo cual permite pensar en remunerar solo los costos imprescindibles para la prestación del servicio o sea mano de obra de operación y mantenimiento, materiales para el servicio, combustible, gestión administrativa y pago del financiamiento del capital solamente en aquellos casos donde el costo de diferimiento sea más oneroso que la postergación, dejando para más adelante la remuneración del capital inmovilizado y su amortización”.

SE DESTACÓ EL CRECIMIENTO DE LAS COOPERATIVAS

En esta reunión de intercambio se destacó el crecimiento de las cooperativas, que inicialmente sólo prestaban el servicio de electricidad en las zonas rurales y con el tiempo se fueron expandiendo y sumando muchos otros servicios a sus asociados.

“Pensamos en nuestros cooperados, en nuestros socios, no sólo en la energía eléctrica”, sostuvo el presidente de FACE, en su condición de anfitrión.

En la misma línea, el presidente de CONAICE, Luis Castillo, señalo que “los que nacimos como cooperativas eléctricas, fuimos sumando más servicios” y concluyó expresando, con respecto al futuro del sector que “tenemos recursos humanos muy capaces y si nos organizamos podemos cumplir el sueño de ser una gran dinamizadora de la economía social”.