Trabajadores del Bauen presentarán reclamo judicial ante un tribunal internacional por sentencia de la Corte


El Hotel Bauen, de Buenos Aires, una figura cooperativa emblemática de las empresas recuperadas, sufrió recientemente un revés judicial importante, cuando la Corte Suprema de Justicia rechazara un recurso extraordinario presentado por los trabajadores de la cooperativa. Los trabajadores debieron reconstruir su camino de lucha luego de que el Presidente Mauricio Macri vetara en el año 2016 la ley que declararaba de utilidad pública las instalaciones del edificio y disponía su entrega en comodato a la cooperativa que lo gestiona desde el año 2003.

“Lo que pensamos hacer en el plano jurídico — comenta Ataliva Dinani, abogado del Bauen — es elaborar una denuncia contra la sentencia de la Corte en el marco de tribunales internacionales. Actualmente nos encontramos abocados a estudiar si vamos a hacer una presentación en la corte interamericana de derechos humanos, o bien en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y por su intermedio ante la ONU”.

Los asociados buscarán así la tutela efectiva del derecho al trabajo, “conculcado y violado no solo por el ex empleador, sino también avalado judicialmente por el fallo, que no quiere decir que sea legítimo, por más que tenga la forma legal”, señalaron desde el establecimiento hotelero cooperativo.

La decisión de la corte se basó en la aplicación del artículo 280 del Código Procesal, Civil y Comercial de la Nación, a través del que rechazó el recurso por considerar que se trata de una cuestión “insustancial o de poca trascendencia”. “Esto básicamente es debido a la fortaleza que tenía el reclamo de los compañeros — puntualiza Dinani — ya que era imposible armar una sentencia que se apartara de lo que ellos planteaban, que no era ni más ni menos que el respeto al artículo 83 de la constitución nacional”.

Desde el Hotel Bauen sostienen que esta maniobra sirve, a su vez, “para ejemplificar que no se deben cuestionar las sentencias judiciales, sobre todo si viene de la parte más débil de la sociedad, como son los trabajadores, que además tienen que pagarle a las personas que los estafaron y los dejaron en la calle, los honorarios de sus abogados”.

A pesar de todo, el vocero del Bauen, Federico Tonarelli, señala que el balance hecho tras dieciséis años de lucha y gestión es positivo: “La cooperativa llegó a tener 130 trabajadores y en este momento somos 90”. Y agrega: “vivimos de esto, nos dio trabajo, creció, hicimos una verdadera tarea de información cooperativa, nos metimos de lleno en el movimiento cooperativo y en el movimiento de la economía solidaria”.

La cooperativa del Bauen se formó en marzo de 2003, mismo mes en el que fueron recuperadas las instalaciones por un pequeño grupo de entre 20 y 30 fundadores. Desde esa fecha, se realizaron numerosas denuncias de vaciamiento y quiebra por parte de un grupo empresario amparado por la dictadura. “Formamos una federación de cooperativas de trabajo, ayudamos a la conformación de la de la Confederación de Cooperativas de Trabajo, nos integramos a la CTA como colectivo de trabajadores”.

Desde el colectivo de empresas recuperadas, las actuales trabas judiciales son vistas como “un verdadero disparate jurídico” que solamente es posible “en el marco de un gobierno de corte neoliberal como el que tenemos, donde el peor ejemplo que se les puede dar a las personas de acuerdo a esta óptica es que los trabajadores tomen los métodos de producción y comiencen a producir, dándose cuenta de que pueden hacerlo tranquilamente sin ningún patrón”.

Y definen: “El Bauen es lo que es justamente por la coherencia política de sus compañeros, y es la que van a seguir manteniendo, y la que nos va a permitir seguir funcionando como cooperativa, y seguir siendo el hotel en la Ciudad de Buenos Aires que alberga a cuanta experiencia cultural, social y política requiera de un espacio para expresarse”.