En una cooperativa telefónica de Bolivia fue descubierto un robo por la suma de 7.700.000 dólares


Mediante la realización de una auditoría interna, en Bolivia fue detectado el robo de 7.700.000 dólares en la Cooperativa de Telecomunicaciones de Santa Cruz, a través de un programa denominado “Cotas en Cuotas”, que consistía en solicitudes ficticias de equipos telefónicos.

Este inesperado acontecimiento origina un profundo vacío financiero en la institución, pero además pone en evidencia la existencia de serias deficiencias en los sistemas de control y procedimiento de gestión en la mencionada cooperativa.

El viceministro de Empleo, Servicio Civil y Cooperativas, Emilio Rodas, dijo que el organismo de cooperativas “va a requerir información complementaria para establecer qué niveles han fallado en los mecanismos de control. No hay una cooperativa en Bolivia que pueda aguantar una pérdida de esa naturaleza y que esto no afecte su balance”.

“Para eso existe — añadió Rodas — un Consejo de Administración y uno de Vigilancia, que son los que tienen que resguardar los intereses de los asociados, eso es lo que vamos a tratar de determinar con estas acciones que va a desarrollar la Afcoop”.

La autoridad hizo notar que el requerimiento de información no ha sido satisfactorio y que se va pedir complementación. “Si no fuera satisfactoria la complementación tenemos que pasar a una fiscalización que se desarrollará en el interior de la cooperativa con presencia de representantes de la Afcoop para revisar documentos, in situ, revisar todos los procesos y así determinar en qué nivel está la responsabilidad”, manifestó el funcionario.

“No es suficiente decir que hay seis personas que han robado más de 7 millones de dólares, cuando hay toda una estructura y mecanismos de control interno, el Consejo de Administración y el de Vigilancia, para evitar que el patrimonio de los socios se vea afectado”, dijo.

Desde el consejo de administración de Cotas, su presidente Iván Uribe, señaló que los dos consejos han procedido y están actuando de acuerdo a sus competencias y los estatutos de la cooperativa. “Todo está a disposición de la justicia y el ente regulador puede tener toda la información que precise”, dijo.

En la misma línea, desde el consejo de vigilancia, Carlos Alberto Égüez, comentó que están cumpliendo su rol según el mandato y puso especial énfasis al puntualizar que ha sido la propia cooperativa la que detectó esta anomalía.

“El consejo de vigilancia, cumpliendo su rol de fiscalización y control observó que existía una inconsistencia financiera que dio origen a la auditoría que ha permitido documentar con evidencias la irregularidad”, manifestó Égüez.

Según manifestó el vocero de Cotas, Delmar Méndez, hace 10 meses se dieron cuenta de las irregularidades, solo que no lograban identificar de dónde procedía. “Sabíamos en términos generales, a través del balance financiero, que había inconsistencia y hace ocho meses se inició una investigación porque lo que se gastaba no se estaba recuperando en la misma proporción”, precisó.

A principios de enero de este año se conocieron los resultados de la auditoría donde se establece el procedimiento, la cuantía, el periodo de tiempo y las personas implicadas con distintos niveles de participación y responsabilidad. Hay seis funcionarios de la cooperativa implicados de las áreas de marketing, comercialización, contabilidad, control de gestión, de ventas y demandas y mensajería.

El daño económico es de $us 7,7 millones, registrado en la gestión 2017-2018

Méndez dijo que la Cooperativa Cotas aplicó medidas correctivas, administrativas y procedimentales. Se suspendió el programa, se iniciaron acciones sumariantes y se separó a los implicados. A la par, se activaron gestiones coercitivas para la recuperación del dinero y se sentó una denuncia en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y anexó al Ministerio Público elementos de la auditoría para agilizar las investigaciones.

Desde la Federación de Cooperativas de Telecomunicaciones de Bolivia (Fecotel), su gerente general, Roberto García, dijo que han requerido a Cotas un informe de lo acontecido para conocer si la irregularidad no afecta o pone en riesgo las operaciones y servicios y, además, para determinar si compromete los proyectos en desarrollo o a ejecutarse este año.