Con una morosidad del 40%, la cooperativa de San Vicente continúa brindando el servicio de agua potable

La difícil situación económica que atraviesa el país no pasa desapercibida en esta ciudad y un ejemplo de ello es la Cooperativa de Agua Potable y Otros Servicios Públicos de San Vicente, de la provincia de Misiones, donde la morosidad de los socios alcanza actualmente al 40%, según advirtió el gerente de la entidad, Roberto Gómez Da Silva, y corroboró también el presidente del Consejo de Administración, Sergio Prox.

“La situación económica del país se está haciendo sentir entre los socios. Nunca tuvimos tanto porcentaje de morosidad: siempre llegábamos al 5 o el 8%, pero ahora aumentó demasiado y por eso iniciamos cortes por falta de pagos”, indicó Da Silva.

El funcionario aclaró que no es una política de la entidad cortar el suministro de agua potable a los socios, pero que se vieron obligados a hacerlo.

“El reglamento dice que tenemos que hacer cortes con la deuda de dos boletas, pero siempre se intima al socio para que se acerque. Ahora hay socios que tienen más boletas atrasadas y no podemos seguir manteniendo el servicio. Mucha gente hace un esfuerzo muy grande para no atrasarse en el pago de las boletas, pero otros dejan pasar”, argumentó el gerente de la cooperativa, quien no obstante aclaró que “nosotros vemos cada caso y hay algunos que no podemos cortarles por la situación en que está esa familia. La idea es no llegar a cortar el servicio”.

Por otro lado, Da Silva informó que “el año pasado aumentamos la tarifa de agua potable el 30%, es decir, un 20% por debajo de la inflación oficial y mucho menos en comparación con el incremento de los insumos que utilizamos para la potabilización del agua, que están en valor dólar. Este año aumentamos el servicio un 5% y vamos a ver qué hacemos, porque la energía eléctrica aumentó más de un 20%. Pagábamos anteriormente 450 mil pesos mensuales de luz y ahora nos vino casi 600 mil pesos, así que vamos a ver qué decide el Consejo de Administración con respecto a posibles nuevas subas de tarifas”.

Ante esta situación económica que afecta a la cooperativa de agua potable sanvicentina, su presidente, Sergio Prox, remarcó que “acá tenemos una administración bien austera. Funcionamos con 17 personas en todos los sectores, contamos con la colaboración de los empleados que cumplen con su tarea y dan más de lo que les corresponde, gracias a eso podemos llevar adelante la cooperativa sin deudas. Eso es importante, porque podemos resolver los problemas que van surgiendo, como cuando se quema una bomba, que cuesta varios cientos de miles de pesos”.

“No tenemos deudas por los insumos que utilizamos en la potabilización del agua ni tampoco con la energía eléctrica”, concluyó el dirigente cooperativista.