En Uruguay, el gobierno considera que las cooperativas deben ser parte de la solución y no del problema

Martín Fernández, presidente del Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop), de Uruguay, se reunió con Lorena Ponce de León, esposa del presidente Luis Lacalle Pou. El objetivo de esta reunión fue, según Fernández, generar una interinstitucionalidad “con el resto de quienes trabajan en emprendedurismo y, así trabajar en forma conjunta con aquellos que están en el territorio buscando generar un ecosistema de innovación y emprendedurismo”.

Hay casi 4.000 cooperativas en Uruguay, de acuerdo a la información suministrada por  Fernández, y “serán parte de la solución y no del problema” de esta “nueva normalidad”.

Además, el presidente de Inacoop agregó que las cooperativas “tienen, por su modelo asociativo, la posibilidad de flexibilizar muchísimo más la necesidad del margen de lucro de ganancia que puede tener una sociedad comercial”, por lo que en “momentos de crisis”, las cooperativas “son mucho más flexibles para adaptarse a la realidad”.

Fernández agregó, a su vez, que las cooperativas pueden ser “un motor fundamental pensando en la nueva normalidad”, pero para eso el Instituto tiene que apoyarlos. Por ello, se centrará en dos proyectos: uno de asistencia técnica y otro de asistencia crediticia “para que puedan insertarse nuevamente en el mercado”.