La reelección de Ariel Guarco en la presidencia de la ACI, no es un hecho positivo para la economía social

Escribe ROBERTO MOLINA

El 20 de junio próximo, en Sevilla, España, se habrá de reunir la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) a efectos de proceder a la renovación de sus autoridades y al tratamiento de una gran diversidad de temas del cooperativismo universal. En este contexto se inscribe la decisión de Ariel Guarco, actual presidente del organismo internacional, de postularse para su reelección.

En opinión de quien esto escribe, la gestión del dirigente argentino no ha sido brillante. Todo lo contrario. Según lo expresan algunos dirigentes de diversos países que fueron consultados, ha sido “una gestión intrascendente y de muy escasa proyección”. Otros puntualizaron que “el hecho de que haya estado al frente de la ACI, no le aportó nada al movimiento cooperativo y no fue gravitante en el orden general”.

Por otra parte, en Argentina, Guarco tiene cinco representaciones para atender. Es presidente de su cooperativa, la de Coronel Pringles, en la provincia de Buenos
Aires. También lidera una de las varias federaciones de cooperativas de electricidad de la provincia de Buenos Aires. Es, también, presidente de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar).

A todo esto se debe sumar que ocupa un cargo en el Directorio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), de Argentina. Y a estas cuatro actividades hay que agregar la presidencia de la ACI. Y debe señalarse que ninguna de estas funciones las ha delegado en otras personas. Tampoco ha pensado en la posibilidad de delegar las presidencias, para ocupar funciones de menor responsabilidad en cada una de esas entidades.

La Alianza Cooperativa Internacional debe pensar en la elección de un presidente, que no tenga tanta carga de actividades en su país de origen. Ello permitirá que
pueda interiorizarse y profundizar acerca del accionar de las cooperativas en diferentes países del mundo y que desarrolle su actividad con un conocimiento integral de la problemática del sector.

Como conclusión de lo señalado, debe afirmarse que la posible reelección de Ariel Guarco en la presidencia de la ACI no será un hecho positivo para las entidades de la economía social.